Diario Plaza 109 enero 29, 2018

Mi Madre Egresada del Colegio de la Misericordia Capital Federal toma la decisión de ejercer el sagrado trabajo de la Enseñanza, en este Territorio olvidado del Poder Porteño. Apostolado que conjuntamente con colegas, tomando de ejemplo al Divino Maestro,” QUE LOS NIÑOS VENGAN A MI QUE DE ELLOS SERA EL REINO DE LOS CIELOS”. Y El General Perón tomo como doctrinario que los “UNICOS PRIVILIGIADOS SON LOS NIÑOS”
En dichas aulas no solo inculcaban conocimientos, de letras, números sino fundamentalmente el Amor a la Patria. Primer día de clase. Tocamos la Bandera que nos legara el Gral. Belgrano y con la fraternidad correspondiente “no dejen que no caiga en el olvido y que nadie permita, que se la ate al carro del enemigo de la Patria” Luego de ello, la segunda enseñanza; posterior a conocer que teníamos Derechos, debíamos responder con los
Deberes diarios, para merecer dichos beneficios. Cuantos Consejos y Enseñanzas, quien de nosotros no se acuerda, de nuestra primer Maestra, de las manos acariñándonos cuando teníamos un golpe. Limpieza, salud, higiene… En lo personal, el orgullo cuando se construyo mi Escuela en los fines de 1947, a la cual yo asistí, y que por nuestra ABANDERADA DE LOS HUMILDES paso a ser Provincia Presidente Perón. En ella dejaron los niños de tener frio en invierno y calor en verano, con espacio para el deporte, cocinas, baños, salón de Actos, que mas podría tener un niño, libros si, cuadernos si, lápices si, pelota y sala de tejer para las niñas si. En la siguiente foto, el ejemplo de conmemoración en Días Patrios