Diario Plaza 109 febrero 12, 2018

La fiesta popular más grande de Brasil, el desfile de escuelas de samba, tuvo con Paraíso de Tuiutí y Mangueira un tono poítico al denominado “mayor espectáculo sobre la Tierra”, en la primera de las dos noches de desfiles del sambódromo Marqués de Sapucaí.

Mangueira criticó abiertamente al alcalde de Río, Sergio Crivella, un líder evangelista de la Iglesia Universal que viajó ayer Alemania para pasar el carnaval, tras reducir el aporte oficial a las escuela de samba.

A ocho meses de las elecciones y recorridos 4 años de crisis política y económica, la escuela Paráiso de Tuiutí, desfiló esta madrugada colocando en su última carroza a un presidente rodeado de dólares con cara de vampiro, imitando a Michel Temer, quien asumió en el país luego de haber respaldado la destitución de Dilma Rousseff en 2016.

Tuiutí hizo un desfile basado en los 130 años de la Ley Aurea, que en 1888 terminó con más de tres siglos de esclavitud en Brasil, pero toda su temática desembocó en una “nueva esclavitud”: un ala de bailarines desfiló como si fueran libretas de trabajo destruidas.

Esta fue una crítica a la ley laboral promulgada por Temer, que fue exhibida por la cadena Globo, que apoyó la destitución de Rousseff en forma pública Globo posee los derechos de transmisión del carnaval de Río.

Más de 30.000 asistentes cambiaron la alegría y el glamour del desfile del carnaval carioca por la protesta: el aplauso se lo llevó la representación de manifestantes siendo manipulados por una gran mano para protestar pidiendo el ‘impeachment’ (juicio político) de Rousseff y el fin de la corrupción.

La escuela de samba del barrio de Sao Gonçalo representó la vida de los esclavos africanos que eran obligados a trabajar para los señores de la tierra en Brasil y comparó aquella época con el tema “nuevo barco negrero”.

Un ala de bailarines representó un pato de hule, símbolo de la Federación de Industrias de San Pablo y a manifestantes siendo manipulados como títeres para protestar con sus cacerolas, un hecho que se vio en 2016 contra Rousseff.

La escuela cerró con Temer siendo representado como un vampiro, con la banda presidencial verdeamarilla y rodeado de dólares.

El otro punto político de la jornada lo marcó la tradicional y multicampeona Mangueira, la escuela de samba más famosa a nivel internacional de Río de Janeiro.

Mangueira desfiló defendiendo la participación popular en el carnaval e interpretó como un Judas al alcalde Crivella, quien eligió viajar en estos días al exterior y que redujo a la mitad el aporte oficial para el carnaval carioca.

Pero no todo fue política la primera noche del desfile: con las calles de Brasil con más de 15 millones de personas festejando la máxima fiesta del país en Río, San Pablo, Belo Horizonte, Recife y Salvador en primer lugar, el sambódromo vibró al ritmo de samba y alegría.

La escuela Imperio Serrano abrió el desfile con un homenaje a la cultura china y al sambista Arlindo Cruz, que está internado, con la participación de la cantante María Rita, hija de la mítica intérprete de la bossa nova Elis Regina.

Luego fue el turno de Sao Clemente, que homenajeó a la Escuela Brasileña de Artes y representó a las artes plásticas brasileñas, con el uso de LED como gran novedad en la representación artística de la comisión de frente, el espacio más parecido con el teatro del orden obligatorio de los desfiles.

La iluminación Led y el 3D fue llevado por la escuela Vila Isabel, que mostró gracias a esta tecnología una temática sobre los inventos y el futuro de la humanidad: la luz permitió jugar con los vestidos de las artistas, que simulaban estar prendiéndose fuego.

Ya con el lunes de carnaval amaneciendo, desfilaron Grande Río, que homenajeó al popular cómico Chacrinha, de la TV de los años 80, y la actual campeona, Mocidade Independente, que realizó un fastuoso recorrido por la cultura de la India y los puntos en común con Brasil.

El presidente Temer pasó el fin de semana en la base de la Marina brasileña en Río de Janerio con su familia y unos 40 invitados, y este lunes viajará a Boa Vista, Roraima, extremo norte, para abordar la crisis de inmigrantes venezolanos en la frontera.

La próxima noche de desfiles en el sambódromo carioca tendrá como protagonistas a las escuelas de samba Beija Flor, Imperatriz Leopoldinense, Portela, Salgueiro, Uniao da Ilha y Unidos da Tijuca.