Diario Plaza 109 febrero 16, 2018

“Pienso en tantas empleadas del hogar que ganan el pan con su trabajo: humilladas, despreciadas”, lamentó Francisco.

El papa Francisco criticó hoy a quienes maltratan a las trabajadoras domésticas, no les pagan el salario justo o les niegan las vacaciones y pidió una reflexión general para analizar cómo las trata la sociedad.

“Pienso en tantas empleadas del hogar que ganan el pan con su trabajo: humilladas, despreciadas”, lamentó Francisco en la homilía que pronunció hoy en la misa matutina que celebra diariamente en la Casa Santa Marta.

El Papa pidió una reflexión sobre el trato que se les da a las personas que realizan tareas domésticas.

¿Cómo la tratas a tu empleada doméstica? ¿Le pagas lo justo, le das las vacaciones pertinentes? ¿Es una persona o un animal la que te ayuda en casa?, cuestionó.

En esta línea, pidió “pensar” en el comportamiento que cada uno tiene con estas personas en casas e instituciones donde trabajan a diario y advirtió sobre la necesidad de mostrar coherencia cristiana y comportarse bien con los demás.

“No se puede por un lado hablar con Dios y, por otro, hablar con el diablo”, advirtió Francisco