Diario Plaza 109 febrero 16, 2018

El presidente de Brasil intervino la policía de Río de Janeiro con la excusa de una «crisis de criminalidad». Ahora la seguridad interna será comandada por las fuerzas armadas. Es la primera intervención de este tipo desde que la aprobación de la Constitución de 1988.

Con el argumento de una “crisis de criminalidad”, el presidente de Brasil, Michel Temer, declaró la intervención militar de la policía de Río de Janeiro y dejó en manos de las Fuerzas Armadas la seguridad interna del estado. Es la primera vez que se declara una intervención de este tipo desde que fue aprobada la Constitución de1988. La intervención fue informada por el titular del Senado, Eunicio Oliveira.

La decisión fue tomada luego de que el gobernador de Río, Luiz Fernando Pezao, reconociera errores en su política de seguridad durante el Carnaval, cuando se registró una ola de asaltos masivos. El carnaval carioca además encarnó la protesta de la población contra la corrupción y el ajuste neoliberal del gobierno de Temer y el aumento de la violencia.