Diario Plaza 109 febrero 17, 2018

Los familiares de Emanuel Garay, el aspirante a cadete que falleció producto de un entrenamiento abusivo en la Escuela de Policía de La Rioja, serán recibidos el lunes por el presidente Mauricio Macri.

A poco más de una semana de la muerte de Emanuel Garay, el aspirante a cadete de 19 años que falleció producto del brutal “baile” al que lo sometieron en la Escuela de Oficiales de La Rioja, el presidente argentino, Mauricio Macri, recibirá a los familiares de la joven víctima.

El encuentro, que se llevará a cabo el lunes y fue solicitado por Roque, el padre de Garay, fue anunciado por el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, desde su cuenta oficial de Twitter.

“Tras la muerte del cadete de policía Emanuel Garay nos pusimos a disposición de su familia desde un primer momento para brindarle asistencia y acompañamiento. Por eso, viajamos a La Rioja para reunirnos con ellos, a quienes también recibirá en los próximos días Mauricio Macri«, indicó el funcionario, desde su red social.

En tanto, el subsecretario de Derechos Humanos de la Nación, José Brian Schapira, también estuvo reunido con los familiares del cadete, que falleció después de agonizar durante cinco días en Hospital Regional Enrique Vera Barros.

“La justicia debe actuar e ir a fondo con la situación. Esto no tiene que volver a pasar en ningún lugar. Vamos a trabajar para que la justicia actúe y vaya a fondo”, se comprometió Schapira, ante los familiares.

Asimismo, en las últimas horas se conoció que el abogado querellante solicitó que se agregue a la carátula de la causa el “agravamiento por violencia contra la mujer”. “Esto se debe a todas las mujeres, que eran más de 40 estudiantes a policía, entre las que había adolescentes, que también fueron víctimas de parte de los oficiales y de los cadetes de segundo y tercer año”, detalló el magistrado.

Emanuel Garay murió el viernes 9 de febrero, tras ser hospitalizado por un cuadro de “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal’ que le provocó una ‘falla multiorgánica”. El joven había ingresado junto a otros 11 compañeros, que fueron sometidos al mismo entrenamiento brutal, de los cuales dos aún permanecen en el centro médico.

“Nuestro hermano más chico fue a su primer día de escuela y ese mismo lunes a la tarde ya estaba en coma, luchando por su vida. Fue una práctica salvaje, brutal, que lamentablemente termina con este terrible desenlace”, se lamentó Adrián, uno de los hermanos de la víctima.