En su opinión, “la fuerza de la unidad de los peronistas es la que tiene que forzar a que el Gobierno cambie sus políticas”, añadió y negó que detrás de esa demanda haya una intención de que Mauricio Macri no llegue a cumplir su mandato. “Somos democráticos”, dijo y agregó que “nadie quiere que se vayan antes sino que cambien el rumbo. Irse sería la mejor solución para ellos”.

Según su análisis, el punto de inflexión para el Gobierno fue la reforma previsional aprobada en diciembre pasado, con escándalo en el recinto de la Cámara de Diputados y con una feroz represión en los alrededores del Congreso.

Hasta esas jornadas, consideró Magario, desde el oficialismo “han tratado permanentemente la realidad de lo que llevan adelante, de cómo gobiernan y para quién”. “Ahora –concluyó-, lo importante es que haya dirigentes (peronistas) a la altura de la gente, porque si no la gente nos va a pasar por arriba.”