Diario Plaza 109 marzo 2, 2018
El Directorio de Lotería Chaqueña, junto a todo el personal, ofreció este mediodía un merecido homenaje a Mari Curuchete, quien decidió acogerse al beneficio jubilatorio tras 44 años de intensa y abnegada labor, siempre en la Dirección de Quiniela.

“Mari es una mujer muy valiosa, que estuvo desde el inicio mismo de la Quiniela. Y lo más importante que nos deja, es su ejemplo para todos los jóvenes”, remarcó el presidente de Lotería Chaqueña, Oscar Brugnoli, durante el homenaje que ofreció acompañado del vocal oficial Edilberto Núñez, el vocal titular por el personal Pablo Espinosa, el vocal suplente Martín Portela, el gerente general Juan Calos Totaro y el director de Quiniela, Juan Francisco Romero, entre otros directivos y trabajadores del organismo

Pese a su condición de Jefa de Departamento, Curuchete fue ampliamente reconocida por sus compañeros por su “ser una más”.

“Si hay algo para destacar, es que Mari siempre fue una persona de bien, amén de su innegable capacidad y su dedicación absoluta al trabajo”, remarcó Carlos Torres, que junto al propio Romero y Mónica Kaufhold fueron parte de la camada fundadora de la Quiniela Chaqueña.

“Hace dos años que la conocimos y siempre nos acompañó con su trabajo y su asesoramiento. Este es un momento en el que se entremezclan muchas emociones y sentimientos, pero queremos desearle a Mari que disfrute mucho de esta nueva etapa, porque realmente se lo merece”, recalcó el vocal Núñez.

“Además de ser buena compañera, es una mujer que siempre hizo escuela”, acotó por su parte Pablo Espinosa, quien además de estar al frente de la Vocalía por el Personal forma parte de una importante camada de jóvenes a la cual Mari intentó guiar con sus conocimientos y, fundamentalmente, con su ejemplo de trabajo.

“Honesta”, “gran persona” y “excelente compañera”, fueron algunos de los conceptos elegidos por los trabajadores de la Dirección de Quiniela para calificar a Mari Curuchete, que desde hoy ingresará a una nueva etapa en su vida laboral y disfrutará de un justo y merecido descanso, tras una vida dedicada por entero a Lotería Chaqueña.

Visiblemente emocionado, Romero aseveró que “será muy difícil reemplazarla, porque desde 1974 Mari ha sido un verdadero puntal para la Quiniela” y “es una mujer que hizo grande a Lotería Chaqueña”.

Las autoridades de la institución coincidieron a alentar a las nuevas generaciones de la empresa a “tomar su ejemplo y mirarse en ese espejo”, en virtud al compromiso permanente con el trabajo y el preciado don de gente de Mari Curuchete, que por siempre tendrá abiertas las puertas de Lotería Chaqueña, su casa.