Diario Plaza 109 junio 20, 2018
El dirigente político falleció a los 74 años. Fue uno de los protagonistas del gobierno de Raúl Alfonsín tras el regreso de la democracia y se recuerda su actuación en defensa de la firma del acuerdo con Chile por el Canal de Beagle.

El ex canciller Dante Caputo murió anoche en la Ciudad de Buenos Aires a los 74 años en la clínica en la que estaba internado desde hacía varios días a causa de un cáncer.

Fue el primer cancilller desde el regreso de la democracia y encabezó el Ministerio de Relaciones Exteriores durante casi toda la presidencia de Raúl Alfonsín. Firmó el tratado de paz y amistad entre Argentina y Chile que dio fin al conflicto del Canal del Beagle. Además, durante su gestión al frente del Palacio San Martín se firmaron los acuerdos con Uruguay y Brasil que serían la base del Mercosur y fue el impulsor de la reapertura de las relaciones con Cuba.

El diplomático radical era licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador, y también había realizado estudios en la Fletcher School of Law and Diplomacy en Boston y en La Sorbona de Francia. Especialista en relaciones internacionales, ocupó diferentes cargos siempre vinculado a su área de especialización.

Luego de su gestión al frente del Palacio San Martín, Caputo no dejó de lado su agenda de contactos internacionales y ocupó distintos puestos temporarios y permanentes en la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Naciones Unidas (ONU).

Su retorno a la actividad política en el país fue para crear la agrupación Nuevo Espacio, por lo cual fue expulsado de la Unión Cívica Radical (UCR) en 1997. Por esos días su agrupación ya se había sumado al Frepaso, frente del que llegó a ser vicepresidente. Como tal fue uno de los interlocutores para el acuerdo que esa fuerza política incipiente selló con el radicalismo para la creación de la Alianza que en 1999 puso a Fernando de la Rúa en la Casa Rosada. Durante ese gobierno ocupó el cargo de secretario de Ciencia y Técnica.

En 2005 fue enviado especial de la OEA en Nicaragua, cuya democracia sufría por entonces un cimbronazo. Entre 2006 y 2009 fue secretario para Asuntos Políticos de ese organismo internacional, con el que luego siguió teniendo vínculos y ocupando distintos puestos hasta 2012.

En varias oportunidades fue crítico de la política internacional de Cristina Kirchner y en los últimos años mantuvo la misma crítica frente al gobierno de Mauricio Macri por su postura sobre Malvinas. Esta administración “debilita, deslegitima y quita poder a un Gobierno que tiene la misión de pegar un salto de época», dijo en una entrevista periodística.