Mientras el Banco Central y el Tesoro financian la fuga de capitales proveyendo los dólares del Fondo Monetario Internacional, además del endeudamiento privado con bancos, mantiene un esquema de licitación de letras para captar parte de la formación de activos externos. Entre abril y mayo, el bimestre en que estalló la crisis cambiaria, se fugaron 10.152 millones de dólares (3939 millones en abril y 6213 millones en mayo), según precisó el Central.

Con esta salida y un mercado financiero que no está dispuesto a prestarle a la Argentina, el Gobierno comenzó en enero a apuntarle al mercado interno como alternativa. Finalmente, la corrida fue más veloz y los funcionarios de Cambiemos salieron de apuro a conseguir una línea de crédito con el FMI y ceder el manejo de la política económica al organismo. Pero el programa de licitación de letras se mantuvo. En total serán 22 subastas de letras, prácticamente dos por mes y previstas para los días miércoles. La última subasta fue la semana pasada, cuando se adjudicaron 450 millones de dólares a un tasa de 4,20 por ciento anual. La próxima se realizará este lunes y martes, porque el miércoles es feriado para la administración pública.

Se licitará entonces una reapertura de Letra con vencimiento el 12 de octubre, amortización íntegra al vencimiento y cero cupón. El monto máximo a adjudicar será el equivalente a 300 millones de dólares. Los rendimientos surgirán de la oferta que realicen los interesados en suscribir estos títulos. La otra LETE tiene las mismas características pero con vencimiento el 22 de febrero próximo. No se definió un monto máximo de colocación, según el comunicado.

En los últimos meses estos instrumentos tuvieron una alta aceptación entre inversores, lo que algunos funcionarios destacan como un signo de confianza al bajo riesgo de deuda emitida por el Tesoro. Sin embargo, es la modalidad de dolarizar cartera barato que ofrece el mecanismo el que despierta el interés inversor. Para comprar Letes sólo se requiere una cuenta en dólares en un banco o en una sociedad de Bolsa y algunas entidades financieras ofrecen la posibilidad de comprarlas por homebanking o telefónicamente. La particularidad que lo hace atractivo es que se puede comprar en pesos o dólares “al tipo de cambio correspondiente a la Comunicación A 3500 del lunes 25 de junio de 2018”. De esta manera, un ahorrista puede comprar dólares a precio mayorista y además obtener una tasa de interés en esa moneda. Para el Gobierno representa más deuda en dólares que deberá pagar en algún momento.