Diario Plaza 109 junio 30, 2018
Con Lionel Messi como abanderado de la lucha, el equipo nacional deberá mejorar todavía más su juego para dejar atrás al poderoso equipo galo.

Desde Kazán

El camino hacia la gloria tomará un nuevo impulso en la ciudad de Kazán. La Selección Argentina completó su primera ronda en el Mundial de Rusia con muchos inconvenientes, pero la instalación en los octavos de final le permite iniciar la segunda parte del certamen con un aire renovado. La clasificación determinó que fue el último de los 16 planteles que continúan adelante, y le tocará enfrentarse a los franceses, que son el quinto conjunto entre los que finalizaron primeros de cada zona. El nivel que mostró el equipo en el triunfo ante Nigeria subió apenas un escalón, pero como el máximo potencial todavía no se vio deja abierta la posibilidad que pueda plasmarse en esta porción de la Copa del Mundo.

Kazán es la capital de la República de Tartaristán, y es la más poblada de toda la región, teniendo más de un millón de habitantes. La octava ciudad más ocupada de todo este país es un centro neurálgico a partir de su ubicación a orillas del río Volga, en confluencia con el río Kazanka, lo que le otorga una vital importancia estratégica. Kazán fue fundada en 1005, por la tribu de los búlgaros del Volga, y actualmente es un sitio de referencia a nivel de ciencia, investigación, educación, cultura y arquitectura.

El Kremlin de este lugar es tan bello que ha sido declarado como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. La estructura se construyó sobre las ruinas del antiguo castillo de los Kanes de la localidad, a instancias del célebre Iván el Terrible. En las cercanías del Kremlin se instalan algunos de los edificios más antiguos de aquí, como la catedral de la Anunciación, que se remonta a mediados del siglo XVI y es un ejemplo de construcción sobre seis pilares, algo único en Rusia.