Diario Plaza 109 julio 10, 2018
Ya son once los chicos evacuados desde que comenzaron las tareas de rescate el domingo. Se espera que en las próximas horas se complete el operativo de salvataje.

Otros tres niños fueron rescatados hoy de la cueva ubicada al norte de Tailandia, donde llevaban atrapadas más de dos semanas. De este modo, sólo quedan dentro de la gruta un nene y el entrenador. En medio de fuertes lluvias, en el operativo, que había empezado alrededor de la medianoche argentina, participan 19 buzos. Se espera que en las próximas horas se complete el operativo de salvataje.

Los tres nuevos chicos liberados hoy se suman a los ocho chicos rescatados el domingo y el lunes. Los nenes fueron derivados al hospital provincial de Chiang Rai, donde no se les ha detectado problemas graves de salud.

Las autoridades aún no han ofrecido una confirmación oficial de los últimos rescatados.

“Hoy sacaremos a los cuatro niños y su entrenador”, aseguró Narongsak Ossottanakorn, portavoz del operativo, una conferencia de prensa. El vocero agregó que otras cuatro personas -un doctor y tres miembros de la Marina- también abandonarán la gruta, tras permanecer varios días en tareas de asistencia médica y psicológica del grupo atrapado.

El rescate comenzó el domingo y precisó once horas para sacar a cuatro chicos. Tras un descanso de 14 horas para rellenar las botellas de aire y revisar los planes, se retomaron las operaciones el lunes y se sacó a otros cuatro nenes en nueve horas.

Esta tercera operación podría ser más lenta por el mayor número de evacuados y por las lluvias que cayeron en la región durante toda la noche y parte de esta mañana.

“Hoy tomará más tiempo que otros días, pero finalmente lo vamos a celebrar juntos”, indica un mensaje publicado por la Marina tailandesa esta mañana.

Los buzos, junto a las personas atrapadas a unos cuatro kilómetros de la entrada, tienen que superar un laberinto de galerías parcialmente inundadas y con desniveles y visibilidad nula. Los chicos, muchos de los cuales no saben nadar, comenzaron a tomar sus primeras lecciones de buceo a comienzos de mes.

Las precipitaciones son una de las principales preocupaciones de las autoridades porque el agua filtrada por el monte puede volver a inundar las galerías y anular el drenaje efectuado.

Equipos militares se encuentran en el exterior de la montaña con la tarea de bloquear la entrada de agua hacia los túneles subterráneos.