Diario Plaza 109 julio 15, 2018
Con solidez y buenos rendimientos individuales, el equipo de Deschamps le ganó 4-2 a Croacia, que nunca bajó los brazos. En el equipo campeón marcaron Pogba, Mbappé, Griezmann y el defensor croata Mandzukic. Los goles del equipo balcánico los conquistaron Perisic y Mandzukic, tras un grosero error del arquero Lloris. Una final llena de emociones, buen fútbol y goles, disputada en el estadio Luzhniki, de Moscú, con arbitraje del argentino Néstor Pitana.

Los primeros minutos en el Olímpico de Luzhniki dejaron en claro las posturas de ambos equipos. Croacia salió en busca de hacerse de la posesión de la pelota y apostó a abrir la cancha con sus laterales y extremos, que complicaron en varias ocasiones a los defensores galos. Francia, por su parte, observó cómo los balcánicos se hacían del balón y esperó tranquila su oportunidad para explotar la velocidad de sus atacantes en algún contragolpe.

Esa pasividad, disfrazada de paciencia, tuvo sus réditos a los 18 minutos cuando Griezmann mandó un venenoso centro al área chica y Mandzukic la peinó para terminar por anotar en su propio arco ante un estático Subasic. El tiro libre había sido originado por una simulación del siete francés que compró Pitana. Así, Francia, que casi no había tenido contacto con la pelota, encontró de pelota parada el 1-0.

Y esa parecía ser la manera en que llegarían los goles durante la primera etapa, ya que diez minutos después, los croatas intentaron realizar una jugada preparada de tiro libre que, tras varios rebotes, le cayó a Perisic. El número 4 la acomodó con derecha y sacó un zurdazo inatajable para poner el 1-1. Al igual que en sus tres partidos anteriores de segunda fase, el equipo de Modric y Rakitic lograba la igualdad tras comenzar perdiendo. Merecida, por cierto, por lo que había hecho hasta allí.

Sin embargo, un rato después se comprobó nuevamente que el fútbol no se trata de merecimientos. Pitana tuvo que revisar en el VAR una mano de Perisic -hasta hacía unos minutos el héroe croata- en el área y se decidió por cobrarlo. A los 38, Griezmann ejecutó con tranquilidad a la derecha del arquero, que fue para el otro lado, y puso el 2-1.

Con dos pelotas paradas del de Atlético Madrid, Francia se puso arriba en el marcador habiendo hecho muy poco en el partido. En la segunda parte, Croacia irá en busca de una nueva reacción. Para ello necesita que Mandzukic se meta en partido.

El segundo tiempo comenzó con una llegada por lado. Primero fue Francia, que sacó un pelotazo largo para Giroud, quien la aguantó y descargó para un remate débil y desde lejos de Griezmann. El equipo de Deschamps reafirmaba que el contraataque continuaba siendo su ideología para llegar al gol. Inmediatamente, una buena combinación entre los mediocampistas croatas terminó con la descarga para Rebic que forzó con un buen remate una gran intervención de Lloris, el mejor arquero del Mundial. La búsqueda croata del empate era incesante ante una replegada Francia.

Pero serían nuevamente los galos quienes harían gala, justamente, de la eficiencia. La jugada inició con el indomable Mbappé por izquierda, pasó por Griezmann quien aguantó de espaldas y descargó para el remate de Pogba desde afuera del área. Francia encontraba muchos espacios para sus velocistas ante una Croacia volcada en ataque y empezaba a aprovecharlos.

A los 65, esa tendencia se materializó con el cuarto gol francés. Un bombazo de Mbappé desde afuera del área encontraba nuevamente a un estático Subasic, que quedó clavado en cada uno de los goles. Croacia estaba nocaut, pero un error de Lloris, que sobró una salida con los pies, le dio el descuento a Mandzukic. A falta de viente minutos, la historia estaba 4-2.

Modric y Cía. fueron por la heroica pero les duró poco el impulso del descuento. Francia sólo tuvo que aguantar atrás, ganar los duelos aéreos y esperar las excelentes intervenciones del cerebral Griezmann para aguantar la pelota.

Veinte años después de aquel equipo de Zidane y Henry, la Francia de Griezmann y Mbappé vuelve a ser la mejor del Mundo y realizó en Rusia una verdadera oda a la eficacia.

 

FORMACIONES INICIALES:

FRANCIA (4): Lloris; Pavard, Varane, Umtiti, Hernandez; Pogba, Kanté, Matuidi; Mbappé, Griezmann; Giroud. DT: Deschamps.

CROACIA (2): Subasic; Vrsaljko, Lovren, Vida, Strinic; Brozovic; Rebic, Rakitic, Modric, Perisic; Mandzukic. DT: Dalic.

 

Estadio: Olímpico de Luzhniki (Moscú).

Arbitro: Néstor Pitana (Argentina).

Goles: 18m Mandzukic (F), en contra, 28m Perisic (C), 38m Griezmann (F), de penal; 59m Pogba (F), 65m Mbappé (F), 69m Mandzukic (C).