Diario Plaza 109 julio 15, 2018

El desenlace de la negociación entre la AFA y el entrenador de la Selección, Jorge Sampaoli, se precipitó. Todo indica que mañana las partes estamparán la firma de la rescisión. El ciclo de Sampaoli había muerto con la eliminación de la Argentina del Mundial y antes de que finalizara el campeonato de Rusia 2018 se conoció el anunciado final. Serán dos y no ocho los millones de dólares que la casa madre del fútbol argentino deberá desembolsar para finiquitar el vínculo con el entrenador casildense, según el acuerdo al que se habría arribado con su abogado, Fernando Baredes.

Trece meses de Sampaoli fueron suficiente tiempo para la AFA, que le había propuesto un contrato hasta Qatar 2020 y que tras la escuálida presentación de la Selección en el Mundial de Rusia pasó de pronto a ser para los dirigentes una especie de castigo a la eternidad. El vicepresidente de la AFA y presidente de Boca, Daniel Angelici, uno de los principales impulsores de la llegada de Sampaoli a la Selección, había dicho el viernes que veía al entrenador “con ganas de seguir” y que para el DT “no se trataba de una cuestión de plata” sino de “revancha”.

Tan claro como el agua, cuando los dirigentes se muestran apoyando a un entrenador, hay que leer entre líneas. Sobre todo después de los tire y afloje de las negociaciones en marcha y de las estrategias de degradación que la dirigencia afista comenzaba a ensayar en contra de Sampaoli: desvincular a una parte de su cuerpo técnico, con gran foto producida para la ocasión; sugerirle al DT que dirigiera a la Sub 20 en el torneo de L’Alcudia, una campeonato menor para un personaje cuyo ego se ha mostrado lo suficientemente grande como para aceptar esa rebaja.

El que respiró con alivio al enterarse del inminente acuerdo fue el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia. En la medianoche del sábado, le informaron de la aceptación de la propuesta que la propia AFA le había hecho al entrenador. Dos millones de dólares, una buena parte de los doce millones que la FIFA le pagará a la AFA por su participación en el Mundial. Poco comparado con los 8,6 millones que estipulaba el contrato; el doble del millón que hubiera que tenido pagar en el caso de que Sampaoli continuara en el cargo hasta la Copa América de Brasil 2019.

Junto con la noticia de la desvinculación, comenzaron a circular los nombres de los posibles reemplazantes: Mauricio Pochettino (Tottenham Hotspur), Diego Simeone (Atlético Madrid), Ricardo Gareca (Perú), Marcelo Gallardo (River) y Matías Almeyda. Algunos nombres son más complicados que otros, debido a sus proyectos personales. Todo indica que los dirigentes se tomarán esta vez su tiempo para definir. También para digerir el pago de los dos millones de dólares que, hay que decirlo, sean acaso un vagón más del tren de errores y desaciertos al que subieron a la Selección desde aquellas tres finales perdidas, la de Brasil 2014 con Alejandro Sabela, y las de las Copas América perdidas frente a Chile, con el Tata Martino.