Diario Plaza 109 julio 18, 2018
Tras dos años y medio de gobierno, el Presidente fue evasivo en sus contestaciones a los periodistas y atribuyó la actual situación a problemas mundiales y a cuestiones estructurales del país. Se desentendió del tema de los aportantes truchos y cargó el escándalo sobre las espaldas de Vidal. Defendió la baja de las retenciones.

Dos meses después de su última conferencia de prensa, después de la corrida cambiaria que llevó el dólar a 30 pesos, después de la salida de dos ministros y el presidente del Banco Central, y con la inflación más alta en los últimos 25 meses, el presidente Mauricio Macri esquivó dar precisiones ante la docena de preguntas que le hicieron en la Quinta de Olivos, calificó la actual crisis económica como una “tormenta” que “no puede terminar en una crisis similar a la del pasado”. Macri volvió a defender la decisión de no detener la baja de retenciones al campo, mientras que se desmarcó de responder sobre el impacto de la suba de tarifas en los salarios. Respecto de los despidos masivos en la agencia Télam, el Presidente sostuvo que fue un problema de “superpoblación”, mientras que ante la consulta por los aportantes falsos en la campaña bonaerense de Cambiemos, el mandatario se escudó en los anuncios hechos poco antes por la gobernadora María Eugenia Vidal y reiteró el libreto de modificar la ley de financiamiento para buscar más transparencia, a pesar de las violaciones a la ley vigente denuncias ante la Justicia.

El Presidente abrió la conferencia con un análisis general de la crisis económica que atraviesa su gobierno en el que reunió todas las respuestas reiteradas por los funcionarios de Cambiemos para desligar las responsabilidades de sus decisiones: “Hay cosas que no dominamos”, “los problemas que heredamos del gobierno anterior y de décadaa anteriores” y “enfrentar al mundo volátil en el que vivimos” fueron los latiguillos utilizados para describir “la tormenta”. Al momento de las soluciones a la crisis, Macri volvió a defender el acuerdo con el FMI como una herramienta que da “fortaleza” al país y calificó al ajuste como “esfuerzo correcto”, aunque tuvo que reconocer que “el crecimiento va a disminuir”.

Sus principales definiciones fueron:

“Estamos enfrentando una tormenta”

“El crecimiento va a disminuir”

“Heredamos problemas estructurales”

“Tenemos que dejar de tener un estado que gasta más de los impuestos que tenemos”

“Volvimos a pagar los servicios lo que valen”

“Estamos aprendiendo a consumir menos energía y eso hace que las facturas no sean tan duras”

No dominamos las cosas que pasan en el mundo”

“Las autoridades de Télam decidieron que había una superpoblación de gente”.

“Las retenciones destruyen nuestro futuro”

“La inflación es un gran problema que tenemos en el Argentina”

“Siempre rendimos los gastos de campaña. La gobernadora inició una auditoría para entender lo que pasó”