Diario Plaza 109 julio 19, 2018
El triunvirato de la central obrera rechazó los recortes acordados con el Fondo Monetario Internacional y advirtió sobre sus consecuencias sociales. “Es prácticamente inviable llevar adelante un ajuste de estas características en un país que ya está paralizado y en recesión”, planteó Schmid.

El triunvirato de la CGT rechazó el acuerdo firmado entre el Gobierno y el FMI, que incluye un ajuste de hasta 300 mil pesos del gasto público para el año que viene. “El costo social va a ser gigantesco”, sostuvo Juan Carlos Schmid, secretario general de la central obrera, quien además advirtió que “no va haber consenso social de parte de los trabajadores organizados”.

Desde la sede de Azopardo al 800, los dirigentes de la CGT remarcaron que le manifestarán a Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional, su rechazo al salvataje firmado con el Gobierno. Lagarde llegó esta mañana a la Argentina para participar de la tercera reunión de ministros de Economía en el marco de la Cumbre del G20.

“Un ajuste de estas características va abrir un frente de conflicto infinito. Es prácticamente inviable llevar adelante un ajuste de estas características en un país que ya está paralizado y en recesión”, aseguró Schmid, que explicó que el monto a recortar equivale al presupuesto de Ciencia y Tecnología durante ocho años o al del Ministerio de Salud por tres años.

A su vez, Héctor Daer adelantó que en el diálogo que mantendrán con Lagarde le harán saber el enfático “rechazo de esta CGT” a los acuerdos que “como único objetivo se plantean (reducir) el déficit fiscal y no se plantean bajo ningún punto de vista el déficit de los problemas sociales”.

Los integrantes de la conducción cegetista lamentaron que el Gobierno nacional ratificara “el rumbo” económico, luego del paro general realizado por la central obrera el mes pasado. “Bajo ningún punto de vista por más que tengamos reuniones de carácter institucional la CGT va a aceptar este tipo de ajuste que recae sobre las espaldas de los sectores populares y más débiles”, volvió a remarcar Schmid.

Daer, en tanto, advirtió que “no puede ser que en el Gobierno nacional no se den cuenta de la crisis alimentaria, de la crisis de salud, de la crisis de la cultura y la educación” que, según consideró, se vive en el país.