Diario Plaza 109 julio 23, 2018

REGIONALIZACIÓN

Un Senasa en transformación constante

Se pone en marcha un proceso de cambio administrativo interno para que las sedes regionales de todo el país tengan una posición estratégica y mayor interacción con la central.

Sigue en marcha el motor de cambios para un Senasa cada día más federal. En una tarea de planificación junto al Ministerio de Agroindustria, se puso en marcha un esquema de presencia estratégica en el campo de acción. Es fundamental mejorar la articulación entre la sede central con todas las regionales, puesto que un mejor ida y vuelta permite ser más eficientes para responder a las necesidades a las operaciones cotidianas.

En ese camino, coordinado entre el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere y el presidente del organismo, Ricardo Negri, se dispuso que las nuevas regionales estarán agrupadas en siete centros estratégicos que reducirán la burocracia administrativa. Nuestra presencia, vale la pena aclararlo, sigue siendo un factor clave, manteniendo las oficinas y puestos de control. Los nuevos directores regionales serán: Inés Parini (NOA), José Ciancaglini (NEA), Carlos Lechmacher (Cuyo), Horacio Crovetto (Patagonia), Ignacio Silveyra (Metro), Cristian Cunha (Centro) y Caico Montoya (La Pampa/Buenos Aires).

El usuario no es afectado en el cambio de organización interna y esta medida resignificará el rol de las oficinas locales, pero sin perder de vista el rol que ha adquirido la autogestión. El resumen, el nuevo esquema pretende potenciar las posiciones operativas, pero reducir los cargos jerárquicos y poner más profesionales a disposición de la operación diaria del Senasa.

Agentes del Senasa y del Ministerio de Producción recorrieron hasta el momento 12 departamentos y labraron 36 actas por incumplir la medida sanitaria.

Desde junio hasta la fecha, agentes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y del Ministerio de Producción de Chaco fiscalizaron la destrucción de los restos del cultivo de algodón en 12 departamentos de la provincia, y como resultado de los operativos realizaron 36 actas por incumplimiento de la medida establecida para controlar al picudo.

Los operativos comenzaron el 21 de junio pasado, 6 días después de haberse cumplido la fecha límite de destrucción de rastrojos en la provincia de Chaco, y se recorrieron lotes de los departamentos Quitilipi, Comandante Fernández, O’Higgins, San Lorenzo, Independencia, Maipú, General Güemes, Almirante Brown, 12 de Octubre, Fontana, Presidencia de La Plaza y 25 de Mayo.

Hasta el momento, se realizaron 20 operativos para constatar la situación de los lotes, en donde se encontró algodón cosechado y destruido, y algodón por cosechar.

“Con esta tarea se pretende llegar a la mayor cantidad de lotes destruidos en el menor tiempo posible, a fin de lograr un vacío sanitario de al menos 90 días hasta la próxima campaña algodonera, dejando al picudo sin refugio y sin alimentos”, explicó el supervisor del Senasa, Julio González.

González también señaló que “de esta manera se podrá iniciar la campaña 2018-2019 con la menor población de picudo, considerando que está prevista una mayor implantación del cultivo en la provincia”.