Diario Plaza 109 julio 27, 2018
Nunca el Ciclón había perdido en su estadio con un equipo chileno, pero anoche no pudo mantener la ventaja conseguida con el gol de Blandi, dejó ese invicto y quedó en una posición complicada, ya que definirá la llave de visitante.

San Lorenzo perdió 2-1 en su estadio frente a Deportes Temuco, en el partido de ida por la segunda ronda de la Copa Sudamericana. La definición de la llave será el 15 de agosto en Chile.

El primer cuarto de hora fue parejo, con mucha lucha en el mediocampo. Cuando lograban salir de esa zona de fricción, ambos producían buenas llegadas. La primera fue para el local. Mouche desbordó por izquierda y mandó el centro para Blandi, pero el cabezazo del goleador fue controlado por Gamonal. Respondió Temuco con un remate de larga distancia de Abalos. A partir de esa alternativa creció el equipo chileno. Sin embargo, le faltaba precisión para encontrar al delantero que conectara esos centros.

La reacción del Ciclón vino de la mano de Botta, que intentó hacerse eje del ataque local, en asociación con Merlini y sumando las proyecciones de Salazar y Rojas. Por esa vía se produjo una oportunidad que Mouche desperdició con un disparo débil cuando estaba dentro del área.

San Lorenzo salió con ímpetu renovado en el complemento. Pero al Ciclón le faltan argumentos ofensivos. Abusa de los centros, que casi siempre parten de los pies de Mouche y pocas veces están dirigidos a la posición que elige Blandi. Pero los ex Boca se encontraron una vez y el goleador marcó el 1-0.

En desventaja, Temuco dejó la actitud pasiva con que jugaba el segundo período, y en el primer ataque a fondo llegó al 1-1, con un cabezazo de Requiero. Justicia en el resultado, castigo para la poca creatividad de San Lorenzo y premio para la actitud de jugar de igual a igual de Temuco, que se llevó mucho más de lo que vino a buscar cuando Requiero, otra vez de cabeza, puso el 2-1 y silenció al Nuevo Gasómetro.