Diario Plaza 109 julio 31, 2018

En teoría los precios de los combustibles están desregulados desde octubre del año pasado, pero en los hechos el Gobierno sigue informalmente regulando el sector. En las últimas horas trascendió que el ministro de Energía, Javier Iguacel, le dará luz verde en agosto a una nueva suba que podría ser de 5 por ciento para la nafta súper y el gasoil y del 8 por ciento para las variedades premium.

Todavía no está claro cuándo remarcaran sus precios las empresas. Algunas versiones indican que la suba sería este jueves, otras señalan que se concretaría la semana próxima. Todas las firmas esperan que el puntapié inicial lo de la estatal YPF que concentra el 55 por ciento del mercado, ya que si YPF no aumenta el resto se arriesga a perder clientes a manos de la petrolera dominante.

El último incremento había sido puesto en marcha el 7 de julio por YPF y el 11 por el resto de las compañías, pero las empresas buscan ahora reducir al máximo un “atraso” del 20 por ciento en el precio de venta al público. Según las compañías privadas del sector, los precios de las naftas y gasoil quedaron desfasados por el fuerte aumento en el valor del dólar y también del barril de crudo a nivel internacional.

En lo que va del año, la nafta súper y el gasoil se encarecieron 22 por ciento y ahora subirían otro 5 por ciento; mientras que los combustibles premium ya se incrementaron un 27 por ciento y ahora lo harían en otro 8 por ciento.