Diario Plaza 109 agosto 6, 2018
El actual campeón se renovó con nombres importantes para tratar de mantener la corona mientras también le apunta a la Copa Libertadores. River e Independiente son los que aparecen como sus principales adversarios.

El campeonato argentino comenzará el viernes próximo, y cuando una nueva temporada se inicia crece la ansiedad por observar no sólo a los nuevos nombres que estrenarán los equipos, sino también el juego que propondrá cada uno de los participantes. El Mundial de Rusia empieza a quedar en el olvido, y la Superliga se llevará la atención hasta mayo del año que viene, con la definición de la Copa Libertadores en el medio. El regreso de los torneos largos sólo vio consagrarse a un solo conjunto: Boca. Una vez bajo el mando de Rodolfo Arruabarrena, y dos con la conducción de Guillermo Barros Schelotto. Entre esos títulos, Lanús obtuvo el torneo de la primera mitad de 2016, que se había  dividido en dos zonas. Para el próximo certamen, el actual campeón partirá nuevamente con la categoría de candidato principal, y lo seguirán River e Independiente como los adversarios de mayor riesgo.

Boca se reforzó de la mejor manera para conservar la corona. Villa, Mauro Zárate, Izquierdoz, Olaza y Andrada son los nuevos, más el regreso de Peruzzi. Ellos se suman a un grupo que ya poseía una alta calidad, con consagrados como Tevez, Gago, Barrios, Pablo Pérez, Cardona, Benedetto, entre otros. De esta manera, con el mejor plantel de los 26 participantes, el técnico tendrá la tarea difícil de conformar un equipo que consolide su idea futbolística. La cantidad eleveda de figuras hizo que se desprenda de Walter Bou, Sara, Maroni, Oscar Benítez, y los chicos Goñi, Moreno, Collante y Coronel. Boca tendrá que afrontar la responsabilidad de que arranca como el máximo aspirante.

Del otro lado, River fue el polo opuesto, debido a que sólo sumó al joven volante Pablo García Lafluf, de Liverpool de Uruguay. El conductor Marcelo Gallardo tiene una asignatura pendiente con el certamen local, ya que todavía no ha podido obtenerlo, a pesar de los títulos internacionales que la institución sumó bajo su mando. El juego que le imprimió desde su llegada fue reconocido, aunque después le costó mantener el nivel que ofreció en sus inicios.

El conjunto se quedó con menos variantes ante las partidas de Saracchi, Rojas, Bertolo, Larrondo, Arzura, Rossi, Auzqui y Morán Correa, aunque el técnico ya mostró capacidad para hacer un equipo competitivo más allá de los jugadores que le toquen integrarlo.

Independiente se encuentra en Japón para tratar de obtener la Copa Suruga Bank, pero al mismo tiempo se enfoca en el campeonato que está por comenzar. Por ese motivo contrató a Pablo Hernández, Carlos Benavídez, Guillermo Burdisso, Francisco Silva, Cerutti y Milton Alvarez. La Copa Sudamericana que consiguió el año pasado fue el impulso para apostar ahora a la Superliga.

El técnico Ariel Holan logró darle una identidad al equipo que carecía antes de su arribo, y a partir de ahí adquirió el plus necesario para posicionarse entre los planteles que estará en la consideración, para volver a ganar el campeonato argentino, después del último logrado en 2002. Los nombres que ya no están son Moreira, Diego Rodríguez, Jonás Gutiérrez, Togni, Albertengo, Toledo, Juan Manuel Martínez, Albil, Chávez y Mansilla.

El conjunto comandado por Eduardo Coudet, Racing, perdió a una pieza clave como Lautaro Martínez, y por eso salió a al mercado para tratar de reemplazarlo. El club logró repatriar al goleador Gustavo Bou, y junto a él se agregaron el arquero Arias, Cristaldo, el chileno Marcelo Díaz y Mauricio Martínez. Este último sufrió una lesión que le impedirá jugar hasta el año que viene. Racing es otro de los que ha mostrado pasajes de fútbol interesante en los últimos meses del certamen anterior, y la incógnita pasará por saber si lo puede recuperar para la próxima Superliga.

Para esta temporada no podrá contar además con Musso, Diego González, Grimi, Meli, Triverio, Acevedo, Lotti, y Barbieri.

San Lorenzo decidió la continuidad del entrenador Claudio Biaggio, que había asumido como interino, pero no ha incorporado apellidos rutilantes: Mouche, Ariel Rojas y Santiago González son los nuevos. Pero sin duda, lo primordial para la entidad es que el plantel logre definir un estilo adentro de la cancha, algo que no ha podido exhibir desde el tiempo que Biaggio lleva al frente del plantel. Para esta Superliga no se lo ubica como uno de los candidatos, y ese lugar se lo tendrá que ir ganando a medida que pasen los partidos.

Entre los que se fueron están Romagnoli, Piris da Motta, Caruzzo, Mercier,  Conechny, Quignón, Angeleri, Zalazar, Cavallaro y Alexis Domínguez.

Los campeonatos suelen entregar además un equipo que no se incluye entre los principales a quedarse con el título, que termina inclusive disputando el trofeo hasta el final, como sucedió el último certamen con Godoy Cruz. Los rosarinos, los cordobeses y los santafesinos con los que parten para instalarse en ese lote, y de esa forma imprimirle emoción a la definición.