Diario Plaza 109 agosto 24, 2018
El tandilense, que debutará en el último Grand Slam del año el lunes frente a un tenista surgido de la clasificación, se mostró entusiasmado con lo que le espera en su torneo favorito, que ganó en 2009, días antes de cumplir 21 años.

Juan Martín del Potro se mostró ayer esperanzado en recuperar el golpe de revés que mostró en los dos anteriores torneos de Grand Slam y que perdió en el último mes por sus recurrentes molestias de muñeca, de cara al estreno del lunes en el Abierto de Estados Unidos de tenis.

Tras perderse el Masters 1.000 de Toronto y jugar limitado en Cincinnati por el dolor en la muñeca izquierda, operada tres veces entre 2014 y 2015, Del Potro destacó durante el «media day» del US Open, desarrollado en la pista del flamante estadio Louis Armstrong, que si puede solventar el dolor como lo viene haciendo, podrá seguir avanzando.

«Mientras pueda seguir manejando esas molestias que siempre tengo, voy a estar bien», comentó el número tres del mundo, que admitió que tuvo que bajar la intensidad después de llegar a las semifinales de Roland Garros y los cuartos de final en Wimbledon.

«Vengo en un día a día. Venía pegando de una manera y ahora tuve que aflojar un poco, que igual es algo normal dentro de todo lo que me ha pasado. Espero en estos días de preparación recuperar ese revés más que aceptable que estaba teniendo y que me dio resultados en París y en Wimbledon», remarcó el tandilense, que debutará el lunes ante un tenista surgido de la clasificación.

A pesar de reconocer las molestias, Del Potro insistió en que se trata de algo lógico en el proceso que vivió. «Lo más importante es que todas mis lesiones y los problemas están completamente en el pasado. Ahora me siento bien. A veces tengo que lidiar con un poco de dolor en mi muñeca, lo cual es normal después de todas las cirugías».

«Es increíble venir a este torneo pensando en el ranking más alto de mi carrera o en mis grandes expectativas en el torneo. Es lo mejor que puedo sentir antes de un torneo», resaltó el dos veces medallista olímpico.

Tercer favorito en el cemento de Flushing Meadows, donde logró su único título de Grand Slam en 2009, el argentino aseguró que llega motivado a su torneo preferido, aunque pensará en sus verdaderas posibilidades a medida que vaya ganando partidos.

«Siempre las expectativas son las mejores y uno tiene la ilusión de hacer un buen torneo. El cuadro es difícil. Hay que pensar en el primer partido que toca, ir poco a poco y tratar de buscar buenas sensaciones para ir ganando partidos».

«Me siento bien. Estoy en buena forma. Como todos saben, este es mi torneo favorito del Tour y siempre tengo muchas expectativas de jugar en Nueva York. Estoy muy emocionado de comenzar y trataré de disfrutar como siempre lo hice en este torneo. Después veré si puedo llegar lejos», explicó el argentino, que siente que si la muñeca lo deja, está en condiciones de repetir o mejorar la semifinal del año pasado, cuando se despidió ante el luego campeón, Rafael Nadal.