Diario Plaza 109 agosto 31, 2018

Como parte de los aumentos previstos por la Ley de Hidrocarburos, las naftas y el gasoil aumentarán mañana en 1,6 y 1,2 por ciento respectivamente. Sin embargo, las cámaras empresarias del sector estimaron que la disparada del dólar impactaría de tal manera que el incremento podría promediar el 6,5 por ciento. Si bien aún no está claro de cuánto será la variación del precio, “de lo que no caben dudas es que aumentos van a haber”, sentenciaron.

La variación del precio que se concretará a partir de esa medianoche es parte de las subas pactadas para los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre. “Esto es lo que dice la ley. Ahora hay que ver qué deciden las petroleras” tras la escalada del dólar, puntualizó Gabriel Bornoroni, vocero de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos.

Como parte de los aumentos previstos por la Ley de Hidrocarburos, las naftas y el gasoil aumentarán mañana en 1,6 y 1,2 por ciento respectivamente. Sin embargo, las cámaras empresarias del sector estimaron que la disparada del dólar impactaría de tal manera que el incremento podría promediar el 6,5 por ciento. Si bien aún no está claro de cuánto será la variación del precio, “de lo que no caben dudas es que aumentos van a haber”, sentenciaron.

“Las petroleras estuvieron aumentando un 5 por ciento mensualmente. Es de esperar que hagan algo similar con este aumento” del dólar, añadió el vocero. Si esto es así, a ese porcentaje habría que sumarle el previsto por la ley: 1,6 para las naftas y 1,2 para el gasoil. Es decir que la suba sería del 6,6 y 6,2 para uno y otro combustible, explicó Bornoroni.

Más allá de las estimaciones, “de lo que no caben dudas es que aumentos van a haber” porque “el valor del dólar incide directamente en el precio de los combustibles”, sentenció por su parte el secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos. De todas maneras, el empresario aclaró que ese valor aún no está definido “porque a los precios los fijan las petroleras”, no los distribuidores que trasladan esos valores al público, aclaró por FM Milenium.

Hay otro factor que hace prever que la suba será considerable, ya que la corrida financiera agrandó el atraso cambiario de los combustibles. Bornoroni explicó que “con un dólar a 40 pesos, el atraso cambiario en los combustibles es de alrededor del 30 por ciento”.

Sin embargo, aclaró, “no queremos transmitir nerviosismo a la gente” porque, en definitiva, los estacioneros “nos vamos a enterar de cuánto será el aumento cuando la petrolera cambie el precio en el surtidor”, concluyó.