Diario Plaza 109 septiembre 23, 2018

El presidente Mauricio Macri llegará hoy a Nueva York, Estados Unidos, donde participará el martes de la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e intentará llevar señales de confianza hacia el mercado internacional. Se espera que mantenga encuentros informales con su par local, Donald Trump, y con la titular del FMI, Christine Lagarde. Los momentos más importantes de su agenda oficial coincidirán con la movilización y el paro general convocados por la CTA y la CGT, que exigen al Gobierno una rectificación de las políticas económicas.

Hoy el mandatario se dedicará a descansar y a ver a distancia el superclásico Boca-River. Sus actividades oficiales iniciarán mañana, con un desayuno en el diario Financial Times, una reunión con la agencia especialista en finanzas Bloomberg y un almuerzo con inversores. Más tarde, Macri participará de un evento con miembros del Council of The Americas y de la Cámara de Comercio norteamericana (AmCham), para luego realizar una reunión de trabajo con su equipo, según informaron fuentes oficiales. A las 19, asistirá a la cena organizada por Trump para los mandatarios que asisten al Debate General de la ONU y la comitiva oficial muestra entusiasmo por la probabilidad de que allí mantenga un diálogo informal con el jefe de la Casa Blanca. La recepción del premio en el Global Citizen Awards, que también será entregado a la derechista primera ministra de Noruega, Erna Solberg, cerrará el primer día de la agenda.

El martes, tras presenciar por la mañana la apertura del debate de la Asamblea General de la ONU, Macri se reunirá con sus pares del Mercosur para analizar, entre otros temas, la situación en Venezuela y las negociaciones con la Unión Europea para firmar un acuerdo comercial. Más tarde, participará de un almuerzo con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Cerca de las 17, hablará en la edición 73 del Debate General de la Asamblea General de la ONU en su condición de presidente, pero también de titular del G20. Su discurso tendrá una particularidad: se llevará a cabo mientras el país esté paralizado por el cuarto paro general de la CGT durante la gestión de Cambiemos.

A dos días de la publicación del informe de la ONU que advirtió sobre la “seria inseguridad alimentaria” que enfrentan amplios sectores de la población en Argentina, el viaje, calificado como “particularmente importante” por el canciller Jorge Faurie, tiene en realidad el objetivo de restarle gravedad a la situación económica local y llevar tranquilidad a Wall Street. De hecho, en su paso por Estados Unidos podría mantener un encuentro informal con Lagarde, aunque el vocero del FMI aseguró que no hay nada previsto, y la energía estará puesta, más que en las reuniones diplomáticas vinculadas a la política exterior, en dar una buena imagen a inversores y medios de comunicación.