Diario Plaza 109 octubre 4, 2018
El Xeneize cerrará esta noche en Belo Horizonte su llave de cuartos de final de la Copa Libertadores, el principal objetivo del semestre para el plantel dirigido por Guillermo Barros Schelotto. “Vamos a intentar ganar como lo hicimos en la ida”, dijo el Mellizo.

Boca buscará hoy las semifinales de la Copa Libertadores, en un partido marcado por las ansias de revancha de Cruzeiro tras el polémico partido de ida de los cuartos de final en Buenos Aires. El duelo en el Mineirao de Belo Horizonte promete ser caliente tras la controvertida expulsión hace dos semanas del central brasileño Dedé en la Bombonera. El club brasileño protestó con dureza al considerar que Dedé había chocado accidentalmente con el arquero Esteban Andrada, que se rompió la mandíbula en el incidente. La Conmebol le dio luego razón a Cruzeiro y anuló la tarjeta roja a Dedé. Un consuelo insuficiente para el equipo brasileño, cuyo entrenador, Mano Menezes, prometió entonces “guardarse la rabia” para la vuelta en el Mineirao.

“Boca tiene una ventaja grande y tiene nuestro respeto, porque es un club con tradición”, dijo ahora el arquero Fábio. “Pero tenemos condiciones plenas para revertir la situación. Tenemos que tener actitud en la cancha”, pidió. “Si queremos clasificar vamos a necesitar hacer un juego perfecto”, lo secundó el volante uruguayo Giorgian De Arrascaeta, recuperado tras faltar en la ida por molestias en un muslo. Cruzeiro necesita un 2-0 para llevar la definición a los penales o golear al menos 3-0 a Boca para meterse en semifinales tras los 90 minutos.

Los jugadores de Boca prometieron no confiarse en la ventaja conseguida en la ida. “El 2-0 muchas veces es mentiroso. Tenemos que pelear por la victoria en la cancha”, dijo el delantero colombiano Sebastián Villa, que jugará en el ataque en lugar de Darío Benedetto. “Esperamos un partido muy equilibrado. Respetamos a Cruzeiro, pero vamos a intentar ganar como lo hicimos en la ida”, señaló por su parte el técnico Guillermo Barros Schelotto. “Vamos a jugar con la posibilidad de que si hacemos un gol nos tienen que hacer cuatro. A veces defender es un arma de doble filo”, agregó el técnico, que recupera para el encuentro a Wanchope Abila, ex jugador del Cruzeiro, recién curado de una lesión.

En el arco de Boca estará Agustín Rossi debido a la baja de Andrada. El lateral derecho Leonardo Jara, lesionado, dejará además su lugar a Julio Buffarini, mientras que en la otra banda entrará Emmanuel Mas al once titular. El Xeneize llega con urgencias al encuentro después de haber quedado eliminado en la Copa Argentina y de haber caído ante River en el Superclásico local. Una eliminación supondría un golpe muy duro para el proyecto de Barros Schelotto.