Diario Plaza 109 octubre 5, 2018

“Con esta política aerocomercial, lo que podemos esperar son despidos y suspensiones”, advirtió el titular del Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró, al cierre de una jornada marcada por las asambleas de los trabajadores de ese sindicato y de la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA) y a movilización del conjunto de los gremios aeronáuticos, que denunciaron la política de “cielos abiertos” impulsada por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. Biró, quien hoy ratificó una denuncia penal contra Dietrich, resaltó que las demoras y cancelaciones registradas en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery y el aeropuerto Internacional de Ezeiza se debieron a un “lockout patronal”. Además afirmó que “la ‘revolución de los aviones ya está mostrando su peor cara”.

Los gremios de los pilotos mantuvieron asambleas informativas desde las 7 de la mañana hasta poco después del mediodía para informar las lineamientos que se expondrían en la audiencia pública convocada por el Gobierno nacional en el Centro Metropolitano de Diseño, como paso previo a otorgar más rutas aéreas a las low cost. Aerolíneas Argentinas, por su lado, atribuyó a “la medida de fuerza impulsada por los gremios” la cancelación de 60 vuelos y demoras en otros viajes internacionales y de cabotaje en Ezeiza y en Aeroparque, que en l ajornada de hoy afectaron a 7000 pasajeros.

“Hicimos asambleas informativas y la empresa decidió cancelar vuelos, cuando a lo sumo podría haber algunas demoras. Lo hicieron porque incapacidad de operar los vuelos y usaron a los trabajadores como excusa”, aseguró el titular de APLA, quien aclaró que las demoras en los vuelos se habían acumulado desde ayer por el colapso del sistema de transmisión de datos entre Aeroparque y el centro de control de Ezeiza. “Cuando esa línea colapsa en otros partes del mundo existe un backup con una línea satelital, pero acá hay falta de infraestructura”, advirtió Biró.

Las asambleas coincidieron con la movilización de los gremios aeronáuticos al Centro Metropolitano de Diseño, donde se realizaba la audiencia pública para el otorgamiento de nuevas rutas aéreas, que los sindicatos denunciaron como “un nuevo paso hacia la apertura indiscriminada del mercado aerocomercial argentino”. Además exigieron “reglas de juego mínimas”, entre ellas el respeto a los convenios colectivos y la libertad sindical. “Todos los gremios aeronáuticos marchamos y expusimos nuestra posición, pero las audiencias no son vinculantes y terminan siendo puro formalismo”, lamentó el titular de APLA.

“Les siguen dando rutas a sellos de goma para hacer negocios, como ocurrió con Alas del Sur, que se la vendieron a Jet Smart a pesar de que no tiene capacidad técnica, operativa ni financiera.  Ahora están potenciando a Norwegian, la herramienta que eligieron para terminar de reventar las aerolíneas locales”, apuntó Biró, en diálogo con PáginaI12. En el marco de la jornada de movilización, el titular de APLA ratificó la denuncia penal contra Dietrich en Comodoro Py por incumplimiento de los deberes de funcionario público, por haber otorgado el certificado de explotación de servicios aéreos a Norwegian, seis meses después de que la línea aérea hubiese conseguido el permiso y se retirara del país mientras imponía sus condiciones.

El representante de los pilotos subrayó que la empresa noruega “viene aplicando la política de banderas de conveniencia, a partir de la cual se desindicalizó la marina mercante en todo el mundo”, y señaló que las condiciones de la línea aérea para decidirse a operar en el país están relacionadas con la “flexibilización de las normas que regulan la aviación”.

En el mismo tono con el que se expresaron los gremios en la audiencia pública, Biró advirtió que “la revolución de los aviones ya está mostrando la peor cara” y que la guerra de tarifas, tras la decisión del Gobierno de eliminar el piso tarifario, comenzó a impactar en el resto de las líneas aéreas que están vendiendo pasajes por debajo de los costos operativos. En el caso de Aerolíneas Argentinas, Biró señaló que se dejaron de pagar las cargas patronales durante dos meses y se debió solicitar un préstamo para cubrir las deudas, además de poner a la venta un edificio y terrenos de la empresa de bandera en el Aeropuerto de Ezeiza.

FUENTE: PAGINA 12