Diario Plaza 109 diciembre 20, 2019
El Gobierno vuelve a reperfilar vencimientos por 8100 millones de dólares
Por decreto de necesidad y urgencia, el Gobierno posterga pagos de títulos bajo legislación local. En cambio, empezará a pagar las Letes en pesos que Macri defaulteó.

El Gobierno difiere el pago de las Letes en dólares que vencen este viernes y dará el mismo tratamiento a todos los vencimientos de este instrumento que se vayan produciendo de acá hasta el 31 de agosto. Lo hará hoy a través de la publicación de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) en el Boletín Oficial. La medida no afecta a las personas físicas y a las provincias que hayan adquirido las Letes antes de julio de este año, cuando se produjo la última licitación antes del reperfilamiento de la gestión anterior. El Gobierno se compromete a pagar el 31 de agosto de manera conjunta todos los vencimientos ahora reperfilados, que ascenderán a más de 8.100 millones de dólares. La medida afecta a los mismos títulos en dólares con ley local que habían sido “reperfilados” hace unos meses por la gestión de Mauricio Macri. Por ahora, no hay definición sobre otros títulos en moneda extranjera con ley local. Por el lado de los títulos en pesos, la nueva administración cambiará la lógica respecto del gobierno de Cambiemos y afrontará los compromisos regularmente.

En este punto, la primera prueba de fuego es la licitación de este viernes de la letra del Tesoro en pesos a seis meses, que remunera a tasa Badlar para bancos privados más un margen de 200 a 300 puntos básicos. El lunes vence un título en pesos por 24.500 millones. En el capítulo de la deuda en moneda extranjera y ley extranjera, que es la gran renegociación que se le viene al Gobierno, el Ministerio de Economía publicó un texto que invita a los acreedores a iniciar un diálogo formal (ver recuadro). La situación de la deuda pública que deja Macri es acuciante: hasta mediados del año que viene hay vencimientos en pesos y dólares por un total de 50 mil millones de dólares.

La agenda de los dólares

La decisión de diferir el pago de Letes entra en lo que la Casa Rosada llama la “agenda de los dólares”. “La cuestión central es cuidar los dólares de las reservas internacionales”, indican altas fuentes oficiales. En esa línea, se mantendrá la incertidumbre en relación a la capacidad de pago del gobierno frente al nuevo vencimiento de las Letes a fines de agosto. Esos más de 8100 millones de dólares serán el resultado de la sumatoria de los vencimientos parciales a lo largo del año.

La decisión de diferir pagos en dólares con ley local se tomó de cara a la amortización de unos 67 millones de dólares que estaba prevista para este viernes. “Se trata de un monto muy chico, pero el lunes ya hay vencimientos por casi 3 mil millones de dólares y entrábamos en la vorágine de los vencimientos que heredamos de la gestión anterior”, dicen en el gobierno. El nuevo reperfilamiento abarca a las Letes en dólares, que son los instrumentos de corto plazo que la administración de Macri reperfiló, aunque lo hizo a partir de un cronograma de pagos, mientras que ahora se plantea una misma fecha para el pago a todos los tenedores. Esa fecha del 31 de agosto coincide con el último tramo del reperfilamiento de Macri.

La medida comunicada a través del DNU no tiene impacto sobre las personas físicas ni las provincias que hayan adquirido las Letes antes de julio de este año, que fue cuando se produjo la última licitación antes del reperfilamiento, es decir que en esos casos se mantiene el cronograma de pagos. Si bien el total de vencimientos de Letes en dólares de acá a agosto acumula 9 mil millones de dólares, si se excluye de la cuenta a las personas físicas y provincias, los compromisos quedan en unos 8100 millones de dólares. Apenas asumió, el gobierno pagó Letes en dólares reperfiladas por Macri, el 13 de diciembre, aunque esa erogación se realizó a causa del escaso tiempo que tenía la gestión para analizar el estado de situación y confeccionar el nuevo esquema.

La agenda de los pesos

“El DNU de Macri que reperfiló los títulos en agosto mezcló compromisos en pesos con otros en dólares. Fue un error conceptual grave, y en esa lectura coincide hasta el Fondo Monetario Internacional”, consideran en los despachos oficiales. Para demostrar cuál es la “agenda de los pesos”, el gobierno hace énfasis en la subasta que tendrá lugar este viernes para poder recolectar pesos para pagar el Bopomo, un título en moneda local que vence este lunes por 24.500 millones de pesos. “Se busca un roll-over parcial, hay conversaciones con bancos, compañías de seguros, fondos comunes de inversión y otros actores del mercado financiero local. Es el primer punto para una normalización de la curva de rendimientos en pesos”, indican fuentes del equipo económico.

“Necesitamos tasas compatibles con la sostenibilidad de la deuda. Creemos que hay mucho margen e interés en el mercado local para avanzar con la agenda de los  títulos en pesos”, sostienen en el gobierno. La última licitación de este tipo la diagramó el ex ministro Hernán Lacunza, quedó desierta y luego vino el reperfilamiento. Hay incertidumbre sobre el impacto de la medida del diferimiento de las Letes en dólares sobre la licitación en pesos, más allá de que el gobierno subraya que dólares y pesos forman parte de una agenda distinta de trabajo.