El serbio Novak Djokovic avanzó este jueves a la final del Abierto de Australia al vencer en tres al suizo Roger Federer en un duelo que se extendió por dos horas y 19 minutos en la pista central del Melbourne Park.

El serbio, número dos del mundo y siete veces campeón en Australia, se recuperó después de un gran comienzo de Federer y se impuso por 7-6 (7-1), 6-4 y 6-3 para acceder a su vigésimo sexta final de Grand Slam. Su rival en la instancia decisiva será el vencedor del choque entre el austríaco Dominic Thiem, verdugo de Rafael Nadal, y el alemán Alexander Zverev, que chocarán a partir de las 5:30 del viernes.

Federer, que llegaba con molestias físicas tras sus desgastantes duelos ante el local John Millman y el estadounidense Tennys Sandgren, salió decidido a llevar una estrategia de ataque que acortara los puntos, para tener posibilidades de éxito. Y por esa vía comenzó a arrollar a un sorprendido Djokovic. El suizo, tercer favorito, rompió rápido el saque del serbio, se adelantó 4-1 y tuvo tres bolas de quiebre para colocarse 5-1. Sin embargo, el segundo preclasificado mantuvo la calma y levantó la desventaja. Incluso, con Federer ganando 5-2, también se sobrepuso a un 0-30 para luego romper el saque del helvético y forzar así el tie break.

En el desempate, Djokovic mostró que ya estaba plenamente en partido y marcó una clara diferencia para quedarse con el parcial, que sería clave para el posterior desarrollo del juego. «Estaba un poco tenso al principio pero al ganar el primer set me hice probablemente con la llave del encuentro, fue un punto que dio la vuelta», admitió el balcánico, que ganó las siete finales que disputó en el Rod Laver Arena.

Casi sin errores no forzados, el serbio ya tenía el dominio psicológico del encuentro ante un Federer que sabía que todo sería cuesta arriba. Por más que insistió en atacar desde cualquier ángulo, la solidez de Djokovic se encargó de apagar cualquier intento de reacción. «Atacó en la red e intentó variar el juego. No sé el grado de su lesión pero cuando te sientes un poco lesionado intentas tus mejores tiros, incluso más de lo normal», explicó el serbio, que de esa manera ganó su partido 27 ante el suizo, que se impuso en 23 de los 50 que jugaron en su carrera.

Más allá de la felicidad por su victoria, Djokovic lamentó que Federer no estuviera al máximo de sus posibilidades, afectado por una molestia en el muslo que sufrió ante Sandgren. «Quiero decir que respeto mucho a Roger por aparecer la cancha, obviamente estaba lesionado. No estaba en su mejor momento, pero aun así trató de dar lo mejor», remarcó el serbio. «Volvió en el segundo set tras recibir atención médica y jugó hasta el final. Se podía ver en sus movimiento que estaba dolorido», añadió el tenista de 32 años, que logró su victoria 74 en Melbourne Park.

Del otro lado, Federer dejó en claro que no estaba en las mejores condiciones para llevarse la victoria, pero no usó la lesión como excusa. «Tenía un tres por ciento de posibilidades de ganar», admitió el campeón de 20 Grand Slam. «También tengo que decir que si no hubiera visto posibilidades de ganar no hubiera saltado ni siquiera a la pista. Al principio lo incomodé, pero él luego encontró la forma de cambiarlo», aseguró el suizo, que destacó que no se sintió peor con el correr del juego. «Lo positivo es que no me siento peor que cuando empecé el partido, eso es bastante bueno pero ahora hay que esperar a los resultados de las pruebas», valoró.

Así, el número dos del mundo se encaminó a una victoria sencilla que lo deposita a las puertas de su octavo título en el Melbourne Park. Además, quedó a un partido de su Grand Slam 17, que lo acercaría a los 20 de Federer y los 19 de Nadal. Y como frutilla del postre, ganar la final le devolvería el primer lugar del ranking mundial.

Para ello, deberá superar a un tenista de la nueva generación, de los que todavía no pudo romper la hegemonía de la camada anterior en los grandes torneos. Ante Thiem, Djokovic lidera 6-4, pero perdió los últimos dos enfrentamientos, en las semifinales de Roland Garros 2019 y en el Masters de Londres de final de temporada. Frente a Zverev, el serbio tiene ventaja de 3-2 y le ganó las dos últimas ocasiones en las que jugaron.