¿Cuál ganará? ¿1917? ¿Parasite? ¿Guasón? ¿Habrá sorpresas en la noche del domingo ? ¿La vencedora será una de ese tipo de películas que antes hacían historia, como en su momento lo fueron El padrino, Los imperdonables, La lista de Schindler o Titanic, para no irnos tan lejos? ¿O todo será tan anodino y fugaz como ha venido siendo en los últimos años? ¿Quién se acuerda hoy de 12 años de esclavitud, En primera plana, Luz de luna o incluso la ganadora del año pasado, Green Book?

El problema empezó una década atrás, en 2009 para ser más precisos, cuando el Oscar cambió las reglas del juego. Por presiones de la cadena de televisión ABC, que históricamente transmite en directo la ceremonia del Oscar y estaba preocupada por la pérdida creciente de audiencia, la Academia de Hollywood accedió a aumentar al doble la cantidad de aspirantes a la estatuilla a la mejor película. ¿Por qué? Para poder incluir en la categoría principal –la que más suspenso genera y para la cual hay que esperar al final de la velada, publicidades de por medio– títulos más taquilleros, con actores más populares, que pudieran asegurar un mayor rating.

A esa modificación evidente se le sumó otra mucho menos conocida. Hasta 2008, el rubro mejor película incluía solamente cinco títulos y ganaba, como en todas las demás categorías, aquel que recibía más votos. Desde 2009 ya no es así y el sistema es tan complicado que habría que convocar a un matemático para que lo explique. Las películas en competencia desde entonces no pueden ser menos de cinco ni más de diez (este año son nueve) y los votantes tienen que completar una boleta que contiene todos los títulos y marcarlos en orden de preferencia.

“Preferential voting” llaman al procedimiento. Si una película saca más del 50 por ciento de votos en el primer lugar (algo improbable pero no imposible), automáticamente gana. Pero cuando ninguna consigue ese número mágico, aquella con menos votos en el primer casillero es eliminada de cuajo y esos votos se redistribuyen a su vez entre las películas que consiguen el segundo puesto y así sucesivamente hasta que por ese proceso de eliminación surge, con el 50 más uno, la ganadora.

¿Entendieron? No, casi nadie lo entiende, los votantes tampoco. El sitio especializado IndieWire incluso se tomó la molestia de publicar este año todo un largo artículo dirigido no tanto a los lectores comunes sino a los 8.469 miembros de la Academia, para proveerlos de trucos y consejos a la hora de emitir sus votos y así ayudarlos a que su título predilecto salga favorecido. Lo que sí queda claro es que no necesariamente la película que saca más votos es la ganadora, algo que no sorprende en los Estados Unidos donde el sistema de votación presidencial -si lo sabrá Al Gore- tampoco garantiza que el candidato más votado sea quien acceda a la Casa Blanca.

La ganadora, entonces, es muy probable que sea una película promedio, lo que podría llamarse la película del consenso, la del gusto medio, aquella que genera menos pasiones, divisiones o rechazos. Por eso quizás las películas ganadoras de los últimos años son las menos recordadas: en 2012, por ejemplo, Argo venció a Django sin cadenas y a Lincoln; en 2013 12 años de esclavitud se impuso a El lobo de Wall Street; y en 2014 Birdman fue la elegida en lugar en Boyhood. Nótese que en todos estos casos las películas ganadoras fueron dirigidas por cineastas de quienes es más que difícil recordar siquiera sus nombres (salvo el caso del mexicano Alejandro González Iñárritu, por Birdman). En cambio, las realizaciones de directores de la talla de Quentin Tarantino, Steven Spielberg, Martin Scorsese y Richard Linklater son las que quedaron en el camino.

Este año todo indica que se va a repetir el caso con el pobre Scorsese. El irlandés tiene 10 candidaturas, entre ellas las principales (salvo mejor actor, donde Robert De Niro fue escandalosamente omitido: su lugar parece habérselo quitado Jonathan Pryce como el Papa Francisco). Pero la maldición Netflix carga sobre esta superproducción de casi 200 millones de dólares, que no habrían sido suficientes para que el establishment de Hollywood considere a la plataforma online como a uno de sus pares. En toda la temporada de premios previa, desde los Golden Globes hasta los de las asociaciones de actores, productores y guionistas, que sirven de termómetro al Oscar, The Irishman fue alevosamente olvidada. Más sintomático aún es que los directores le hayan dado la espalda a Scorsese, en la que se considera de modo casi unánime su mejor película en 30 años.

En los premios entregados por el Sindicato de Directores de Hollywood, conocidos como Directors Guild of America Awards (DGA), Sam Mendes fue celebrado como el mejor director por 1917. Los DGA Awards suelen considerarse uno de los índices más confiables para predecir la película ganadora del Oscar ya que en los últimos cinco años el vencedor de los directores repitió luego su victoria en los premios de la Academia. Es un dato que Mendes conoce muy bien porque con su opera prima Belleza americana siguió ese mismo camino en 1999.

Su rival más fuerte a la vista –aunque no el único: este año el final está más abierto que nunca– es Parasite, la película coreana que se ha convertido en un acontecimiento internacional, Hollywood incluido. Es la primera película coreana en competir por el Oscar en cualquier categoría y podría ser la primera de habla no inglesa en ganar la estatuilla principal, logro que el año pasado la mexicana Roma, de Alfonso Cuarón, no pudo alcanzar.

Contra las 11 candidaturas de Joker y las 10 de 1917, El irlandés y Había una vez en… HollywoodParasite tiene apenas seis: mejor película, dirección, guion original, edición, diseño de producción y mejor film internacional, como se llama la categoría que hasta el año pasado era mejor film extranjero. Se supone que en este casillero Parasite es número puesto, lo que le restaría chances para el premio principal, porque quien marcó a la boleta allí difícilmente la marque de nuevo en el Oscar a la mejor película. Pero si es verdad que Penélope Cruz va a presentar la estatuilla al mejor film internacional, como se fue de boca Pedro Almodóvar en la ceremonia de los premios Goya, sería muy raro tener a su actriz fetiche (quien ya lo premió en el 2000 por Todo sobre mi madre) llamando al escenario a… Bong Joon-ho.

Los rubros que no parecen tener sorpresa alguna son los correspondientes a los de mejor actor y actriz, protagónicos y secundarios. En Hollywood es un secreto a voces que Joaquin Phoenix, Renée Zellwegger, Brad Pitt y Laura Dern serán los ganadores, respectivamente por Guasón, Judy, Había una vez en… Hollywood e Historia de un matrimonio. Toy Story 4 también parece una fija en la categoría mejor film animado. El resto serán números musicales… y mucha paciencia.
Joaquin Phoenix en

¿Doblete?

A diferencia de lo que sucede con los Globos de Oro, donde Parasite compitió sólo en el rubro mejor película extranjera (que ganó), el reglamento de la Academia de Hollywood no impide que una película no hablada en inglés participe de ambas categorías. Basta con que el film en cuestión haya sido estrenado comercialmente en el condado de Los Angeles, California, durante el año calendario, y presentado por sus productores a consideración ante la Academy of Motion Picture Arts and Sciences para la categoría principal y por la Academia del cine de su país para la categoría extranjera. Contra toda suposición, para los académicos de Hollywood la mejor película hablada en otro idioma que no sea inglés también puede llegar a ser, eventualmente, la mejor película del año, a secas.

Eso no implica que alguna vez haya sucedido. De hecho, desde que existe la categoría “Best foreign language film of the year” (a partir de ahora llamada Mejor Film Internacional), instituida en 1956, solamente siete películas no habladas en inglés –entre ellas Z (1969), de Costa-Gavras, y Gritos y susurros (1973), de Ingmar Bergman– participaron además de la competencia principal. Lo que hace distinto el caso de Parasite de esas ilustres antecesoras es que -como sucedió el año pasado con Roma– tiene chances de hacer historia y de ganar en ambas categorías. Muuuy difícil pero no imposible.

La transmisión

TNT en español y TNT Series en su idioma original transmitirán en vivo y en directo a partir de las 20.30, con las entrevistas desde la alfombra roja a cargo de la misma dupla que estuvo en los Globos de Oro: Lety Sahagún y Axel Kuschevatzky. Posteriormente, se dará paso a la ceremonia de premiación, a las 22. Asimismo, la transmisión estará disponible por streaming en vivo por la aplicación TNT Go. Tal como sucedió el año pasado, en el Dolby Theatre de Los Angeles no habrá un único anfitrión, como solía ser costumbre, sino que los distintos actores y actrices invitados a presentar los premios serán los encargados de llevar adelante colectivamente la ceremonia.

Todas las nominadas

Mejor película

El irlandés

Había una vez… en Hollywood

1917

Parasite

Historia de una matrimonio

Guasón

Jojo Rabbit

Contra lo imposible

​Mujercitas

Mejor director

Quentin Tarantino (Había una vez… en Hollywood)

Martin Scorsese (El irlandés)

Sam Mendes (1917)

Bong Joon-ho (Parasite)

Todd Phillips (Guasón)

Mejor actor protagónico

Joaquin Phoenix (Guasón)

Adam Driver (Historia de un matrimonio)

Leonardo DiCaprio (Había una vez… en Hollywood)

Antonio Banderas (Dolor y gloria)

Jonathan Pryce (Los dos Papas)

Mejor actriz protagónica

Renée Zellweger (Judy)

Scarlett Johansson (Historia de un matrimonio)

Charlize Theron (El escándalo)

Saoirse Ronan (Mujercitas)

Cynthia Erivo (Harriet)

Mejor actor de reparto

Brad Pitt (Había una vez… en Hollywood)

Al Pacino (El irlandés)

Joe Pesci (El irlandés)

Tom Hanks (Un buen día en el vecindario)

Anthony Hopkins (Los dos Papas)

Mejor actriz de reparto

Laura Dern (Historia de un matrimonio)

Scarlett Johansson (Jojo Rabbit)

Florence Pugh (Mujercitas)

Margot Robbie (El escándalo)

Kathy Bates (El caso de Richard Jewell)

Mejor guion original

Había una vez… en Hollywood (Quentin Tarantino)

Historia de un matrimonio (Noah Baumbach)

Parasite (Bong Joon Ho y Jin Won Han)

1917 (Sam Mendes y Krysty Wilson-Cairns)

Entre navajas y secretos (Rian Johnson)

Mejor guion adaptado

El irlandés (Steven Zaillian)

Jojo Rabbit (Taika Waititi)

Los dos Papas (Anthony McCarten)

Guasón (Todd Phillips & Scott Silver)

Mujercitas (Greta Gerwig)

Mejor película internacional

Parasite (Corea del Sur)

Dolor y gloria (España)

Les Miserables (Francia)

Honeyland (Macedonia)

Corpus Christi (Polonia)

Mejor película animada

Toy Story 4

Klaus

Cómo entrenar a tu dragón 3

Perdí mi cuerpo

Sr. Link

Mejor documental

American Factory

The Cave

For Sama

Honeyland

The Age of Democracy

Mejor fotografía

1917 (Roger Deakins)

Había una vez… en Hollywood (Robert Richardson)

El irlandés (Rodrigo Prieto)

The Lighthouse (Jarin Blaschke)

Guasón (Lawrence Sher)

Mejor vestuario

El irlandés (Christopher Peterson y Sandy Powell)

Había una vez… en Hollywood (Arianne Phillips)

Mujercitas (Jacqueline Durran)

Jojo Rabbit (Mayes C. Rubeo)

Guasón (Mark Bridges)

Mejor edición

El irlandés (Thelma Schoonmaker)

Había una vez… en Hollywood (Fred Raskin)

Contra lo imposible (Andrew Buckland y Michael McCusker)

Guasón (Jeff Groth)

Parasite (Jinmo Yang)

Mejor banda sonora

1917 (Thomas Newman)

Historia de un matrimonio (Randy Newman)

Mujercitas (Alexandre Desplat)

Star Wars: El ascenso de Skywalker (John Williams)

Guasón (Hildur Guðnadóttir)

Mejor edición de sonido

Contra lo imposible

1917

Star Wars: El ascenso de Skywalker

Guasón

Había una vez… en Hollywood

Mejor mezcla de sonido

Contra lo imposible

1917

Ad Astra

Guasón

Había una vez… en Hollywood

Mejor maquillaje y peinado

El escándalo

Maléfica: Dueña del mal

Judy

1917

Guasón

Mejor canción original

“Into the Unknown” (Frozen 2) Robert Lopez y Kristen Anderson-Lopez

“(I’m Gonna) Love Me Again” (Rocketman) Elton John y Bernie Taupin

“Stand Up” (Harriet) Joshuah Brian Campbell y Cynthia Erivo

“I’m Standing With You” (Breakthrough) Diane Warren

“Into the Unknown” (Frozen 2)

Mejor diseño de producción

Había una vez… en Hollywood

1917

El irlandés

Jojo Rabbit

Parasite

Mejores efectos visuales

El Rey León

El irlandés

1917

Star Wars: El ascenso de Skywalker

​Avengers: Endgame

Mejor corto animado

Hair Love

Kitbull

Sister

Memorable

Dcera (Daughter)

Mejor cortometraje

Brotherhood

Saria

The Neighbors’ Window

A Sister

Nefta Football Club

Mejor corto documental

Learning to Skateboard in a Warzone if you’re a Girl

In the Absence

Life Overtakes Me

St. Louis Superman

Walk Run Cha-Cha