Diario Plaza 109 febrero 10, 2020

El informe de autopsia señala un «shock neurogénico producido por múltiples traumatismos de cráneo»

El informe de la autopsia revela que Fernando Báez Sosa murió por un «shock neurogénico», un daño al sistema nervioso en forma masiva, provocado por hemorragias internas en el cráneo a raíz de los tremendos golpes recibidos en la cabeza y que resultaron mortales.

Según los videos, Fernando recibió al menos dos patadas en la cabeza con la suela y una más con la punta de una zapatilla en la misma zona.

El informe sostiene que falleció «en forma traumática producto de un paro cardíaco traumático por shock neurogénico producido por múltiples traumatismos de cráneo que generaron hemorragia masiva intracraneana intraparenquimatosa sin fractura ósea».

Fernando recibió una brutal paliza. El informe no consigna que haya sufrido fracturas, pero señala que el ataque fue dirigido principalmente a la cabeza y el abdomen.

Además, el informe de la autopsia señala que se observan «múltiples escoriaciones y equimosis en región maxilar y cara lateral de cuello, entre las que se distinguen dos improntas de pie calzado”.

Por otro lado, agrega que «presenta traumatismo cerrado de abdomen con laceración hepática y hematomas en intestino grueso producto de múltiples traumatismos cerrados. Además, presenta hemotórax izquierdo con infiltrado en ambas parénquimas pulmonares».

El estudio lo realizó el 18 de enero un médico de la Policía Científica, el mismo día del asesinato. El informe fue entregado el 22 de enero a la fiscal Verónica Zamboni.