La delegación de Boca fue sometida en la madrugada del lunes a los controles por el coronavirus en su llegada al aeropuerto de Caracas, donde el martes debutará ante el conjunto de la capital venezolana en el grupo H de la Copa Libertadores.

Los jugadores, dirigentes e integrantes del cuerpo técnico liderado por Miguel Ángel Russo fueron sometidos a un breve chequeo médico para asegurarse que ningún integrante de la delegación ingrese al país con síntomas compatibles con el coronavirus.

Como no hubo ningún caso sospechoso, toda la delegación, y también el resto de los pasajeros- pasó los controles de temperatura, que representan la primera alarma respecto del virus.

Hasta el momento, Venezuela no cuenta con ningún ciudadano que se haya contagiado el virus, aunque el protocolo en el aeropuerto de Caracas, al igual que en el resto del país, se activó de igual manera.

Boca, sin la presencia de Carlos Tevez, Mauro Zárate y Eduardo Salvio, reservados para la definición de la Superliga, arribó a Caracas cerca de la medianoche argentina para esperar su debut en la Copa Libertadores frente al club local, previsto para este martes a las 21:30.