Diario Plaza 109 abril 8, 2020

Es fundamental cumplir con la higiene adecuada tanto de los ambientes como del bebé, así como también evitar el contacto con personas ajenas a la madre y el padre. Se debe priorizar la alimentación con leche materna.

El Ministerio de Salud Pública provincial continúa brindando recomendaciones para los distintos sectores de la población ante la situación de emergencia sanitaria vigente por COVID-19. Con respecto a los bebés recién nacidos es necesario cumplir con las medidas correctas de higiene, tanto del bebé como de los ambientes, llevar a cabo el adecuado distanciamiento social y abrigarlo correctamente en los casos de bajas temperaturas.

 

Una de las principales recomendaciones para el correcto cuidado de las niñas y los niños recién nacidos en los hogares es la adecuada limpieza tanto corporal como de los ambientes donde se encuentra. “Hay que tener en cuenta la higiene del ombligo y del cordón umbilical que debe hacerse diariamente con agua a una temperatura promedio de 32º y 35º, utilizando jabón neutro y posteriormente secarlo correctamente. Se debe prestar especial atención al ombligo para que no presente mal olor, enrojecimiento ni pus”, explicó en una entrevista online el integrante de la Dirección de Enfermería del Ministerio de Salud Pública, Lázaro Ojeda.

 

“También hay que tener en cuenta la correcta limpieza de los ambientes y sobre todo de las superficies donde va a estar ubicado el bebé. La higienización debe realizarse con lavandina o alcohol al 70% y también debe realizarse la correcta ventilación de los espacios, impidiendo el ingreso de corrientes de aire frío, y de esa manera evitar las alergias que puedan darse en los niños pequeños”, añadió el especialista.

 

Además hay que tener en cuenta la higienización de las manos y evitar el contacto del bebé con personas extrañas, sobre todo si presentan algunos síntomas de resfríos, y cumplir con las medidas de distanciamiento social. “Es conveniente restringir las visitas al recién nacido por síntomas de resfríos. En caso de que los padres no puedan permanecer en la casa por cuestiones laborales, al llegar se deben cambiar de ropa, bañarse y tomar contacto con el bebé de la forma más higiénica posible”, explicó Ojeda.

 

Otro punto importante es el desarrollo adecuado de la alimentación materna del bebé. “Se debe ponderar la lactancia materna sobre todo en la temporada de frío porque la leche materna le da el alimento que necesita y provee de los anticuerpos necesarios”, señaló, y agregó que “si la madre es sospechosa o positiva de coronavirus o cuenta con muchos síntomas de resfrío, se puede optar la extracción de leche materna y dársela con un biberón, una jeringa o vaso, los cuales deben ser limpiados correctamente y enjuagados”. “La recomendación es hervir los recipientes en agua común durante 10 minutos y una vez esterilizado darle el alimento”, detalló.

 

Por último, resaltó que en el caso de acudir a los centros asistenciales de salud para realizar los controles sanitarios o para suministrar vacunas, es necesario abrigar adecuadamente al bebé, evitando el sobreabrigo y la sudoración, respetando la medida de distanciamiento social obligatorio de más un metro y medio o dos metros de distancia entre personas.