Diario Plaza 109 junio 18, 2020

50 años de trayectoria laboral y profesional en Presidencia de la Plaza

El Agrimensor Nacional Argentino Solís Bonastre, se encuentra cumpliendo, -en plena pandemia y aislamiento sanitario, pero sin dejar de trabajar y elaborar proyectos, asesoramientos y tareas afines- sus primeros 54 años como profesional. Con una amplia trayectoria laboral en Presidencia de la Plaza, no duda en expresar: «me siento, soy un placeño màs». 

Nacido en Itatí Corrientes (un 20 de junio, Día de la Bandera, de allí su nombre de pila) ejerció como maestro rural en la colonia de San Cosme, enseñando en castellano y guaraní a sus alumnos, llegando a caballo a su humilde escuelita rural. Hijo de Hilario Maria Solís Bonastre y Nélida Vallejos Cabral, y hermano de Guido y Rosario, se inclinó  por las Ciencias Exactas de la UNNE. Su espíritu emprendedor lo llevó “a cruzarse” hasta Resistencia, donde se sumó a la Dirección de Tierras provincial y luego a la Dirección de Catastro municipal, trabajando allí con otros colegas e integrándose a la actividad local. Socio cofundador de la Asociación Chaqueña de Agrimensores, ex presidente del Consejo Profesional de Agrimensores, Arquitectos e Ingenieros del Chaco en distintas oportunidades. Con el apoyo inestimable de su esposa Amalia Martha Martínez (su compañera de vida desde hace 58 años), se largó a desandar los polvorientos caminos del Chaco Profundo con el  agrimensor Carlos Vilela primero, y luego con el recordado Lorenzo Bozicovic, su amigo y maestro con quien realizó las primeras mensuras para colonos, criollos y aborígenes en El Impenetrable chaqueño a fines de la convulsionada década del 70 y principios de los 80. Ya en democracia fue subsecretario de Obras Públicas del intendente Hernán Piccilli, junto al arquitecto Juan Carlos Moglia (otro de sus amigos entrañables). Por su capacidad emprendedora y visionaria, se considera un «belgraniano» por su impronta modernista, transformadora, cívica y social. Pionero en el Chaco en el tema “Parques Industriales”: Presidencia de la Plaza (1987), Machagai (1992) y Puerto Tirol, Barranqueras y el inicio del parque de Puerto Vilelas llevan su firma y los primeros planos para su desarrollo.. Lo mismo su tarea permanente para la solución a los asentamientos irregulares (surgidos por la crisis de finales de los 90) junto a, entre otros, la arquitecta Susana Matta, funcionarios e  intendentes del interior. Hoy, la difícil situación por la que atravesamos, no impide que desde su estudio/hogar, respetando la cuarentena como todo buen argentino, siga asesorando a sus “comitentes” y participando de la actividad gremial, profesional junto a sus pares. En 2015, el  Consejo Municipal de Resistencia, por iniciativa de su vicepresidenta arquitecta Clarisse Pasmanter, lo distinguió “por su importante labor en pos de la historia y la vida social del Chaco “ (declaración N° 058). En diciembre de 2018, el Consejo Profesional lo destacó por su labor siempre en defensa de su profesión y sus colegas. Durante el 2018 fue pieza fundamental para la creación del flamante Consejo Profesional de Agrimensores del Chaco, a la par de jóvenes colegas como Carlos Diez, Patricio Arias y otros. Como vecino de la ciudad, fue artífice e impulsor insistente de la pavimentación de los barrios Villa Dónovan y Villa Mitre, luego de 16 años de gestiones personales y profesionales, obra inaugurada en 2019. El mismo año fue (elegido por sus vecinos) distinguido por el entonces Intendente Jorge Milton Capitanich, como «Vecino Destacado de Resistencia”, por su aporte invaluable al crecimiento de su barrio y a diversos sectores de la ciudad.                        

UN AGRADECIMIENTO PERMANENTE

El agrimensor Solís Bonastre, no quiso dejar pasar la oportunidad para “agradecer, en mis 54 años de labor profesional ininterrumpida en distintos períodos, al Gobierno de la Provincia, a través del Ministerio de Industrias, al Instituto de Colonización, Instituto de Viviendas, y  a las municipalidades de Gral. San Martín, Presidencia de la Plaza, Machagai, Gral. Pinedo, Fontana y Resistencia, entre otras. Y en especial, a las comunidades de cada una de ellas como a las empresas, cooperativas, colonos, agricultores y vecinos confiaron en mi trabajo. Tampoco dejó pasar la oportunidad para valorar el trabajo del periodismo y los medios de comunicación, “en especial de los corresponsales y periodistas del interior que con gran esfuerzo hacen su tarea y reflejaron cada una de las obras en las que humildemente, colaboré con mi oficio.

Agregó por último, un reconocimiento especial “a mis colegas  y  otras profesiones relacionadas, quienes me acompañaron en mi formación profesional, para luego volcarla en beneficio de todas las comunidades y gobiernos comunales, sin distinciones de credos, colores políticos o partidarios. Siempre con las mismas ansias de aportar al crecimiento provincial, de cada rincón del Chaco donde precisen mi labor y mis servicios. A todos, muchas gracias”, expresó este “correntino chaqueñero” que ya es parte de la historia de la agrimensura provincial y de la vida social, política, profesional y productiva de nuestra provincia.