Diario Plaza 109 julio 21, 2020

La joven declaró en la causa por la desaparición de su expareja

El abogado de la familia dijo que la chica «no tiene absolutamente nada que ver con la desaparición» y advirtió que se están difundiendo sus mensajes privados para «ensuciarla».

Siguen desfilando testigos por la fiscalía federal de Bahía Blanca, algunos incluso pasan a ser sospechosos en la trama del encubrimiento de la desaparición de Facundo Astudillo Castro. Tal es el caso de un hombre de apellido Galarza que declaró por segunda vez y a quien antes de retirarse le dijeron que había incurrido en contradicciones con sus dichos anteriores, cuando además omitió decir que pertenece a la filas policiales, y ordenaron el secuestro de su teléfono celular. Se trata del testigo que dijo haber visto a Facundo en General Cerri, a pocos kilómetros de Bahía Blanca, en la audiencia del 18 de julio, un día después de las amenazas por parte del suboficial Pablo Reguillón al abogado de la familia Luciano Peretto. La segunda declaración testimonial del día correspondió a la expareja de Facundo, Daiana González, quien no aportó nada sobre el paradero del joven desaparecido desde el 30 de abril cuando salió de su casa para visitarla, aunque estaban separados desde febrero. Lo que sí fue relevante de su testimonio es la afirmación de que «la fueron a apretar varios policías de Mayor Buratovich», lo cual coincide con la primera versión de la Policía Bonaerense que lo hacía a Facundo víctima de la joven y sus allegados, lo cual fue tajantemente desmentido ante Página/12 por el otro abogado de la familia, Leandro Aparicio.

«Ella no tiene absolutamente nada que ver con la desaparición de Facundo, y no aporta nada porque ya no tenían relación, pero La Brújula ya está publicando sus mensajes privados que no prueban nada y ensuciándola», se quejó el letrado. La joven fue la primera en advertir a los amigos de Castro que no había llegado a su casa, tras lo cual puso a disposición de la madre y de la justicia su teléfono. A su vez, los amigos de Bahía Blanca fueron interrogados durante la primera etapa de la causa, cuando aún no había tenido resonancia mediática, y se descartó que hubiera llegado a esa ciudad.

«Tenemos ya nueve policías identificados, Galarza es una persona rudimentaria que probablemente haya sido usado, el propio fiscal le dijo usted no puede seguir declarando porque se está contradiciendo y le pidió el celular, pero se suma a los anteriores uniformados que lo habrían subido a un vehículo policial y a los que encubrieron y mintieron», afirmó Aparicio también en referencia a los policías que dijeron haberlo dejado seguir camino por la ruta 3 cuando en realidad lo trasladaron a la comisaría, lo cual motivó la orden de un nuevo allanamiento de esa dependencia por parte de la jueza federal María Gabriela Marrón , tal como anticipó Página/12. «Y tenemos cinco testimonios contundentes, porque la semana pasada a los tres vecinos que lo vieron a la salida de Buratovich siendo subido a una camioneta patrullera se sumaron dos que son oro en polvo: uno explicó qué pasó con el teléfono y el otro explicó el encubrimiento cuando los primeros días de junio se intentó hacer la denuncia», enumeró el abogado. Este diario pudo saber que ahora los investigadores tendrían en la mira una camioneta de patrulla rural, diferente a las blancas y negras, y a las blancas y verdes de la Bonaerense.

«En el día de la fecha se han tomado tres declaraciones testimoniales que confirman la hipótesis que sostiene la querella de que Facundo fue desaparecido por la policía de la provincia de Buenos Aires, que luego se activó un protocolo para lograr en encubrimiento y ese plan tiene diferentes etapas, una el primer día de la desaparición, luego cuando se recepcionan las primeras denuncias en la comisaría de Pedro Luro y la tercera con posterioridad al rastrillaje que se debió realizar en Mayor Buratovich y no pudo ser concretado por la propia policía del lugar», dijo el letrado. Aparicio agregó que a pesar de que la fiscalía afirma que dio reserva de identidad a los que declaran «se filtran datos desde ahí a medios que buscan desviar la investigación, sostener pruebas inconducentes que buscan la impunidad de la Bonaerense, sacan imágenes que están afectando la privacidad y la intimidad de personas pero son divulgadas por el medio La Brújula, por lo cual somos prudentes pero necesitamos que sepan que hoy tenemos nueve policías sospechados en la causa, en la desaparición y el encubrimiento». La persona afectada es Daiana, la exnovia de Facundo.