Diario Plaza 109 marzo 17, 2021

DE PAVIMENTACIÓN EN LA AVENIDA ALBERDI.

Se ejecutarán 18 cuadras (nueve dobles) en el tramo que va desde la Av. Soberanía hasta la Av. Quijano, en el Barrio Villa Facundo. La obra, que incluye la construcción de calzada de hormigón, desagües e iluminación, demanda una inversión de $191.251.324,34, a través del Plan Federal “Argentina Hace ? II”.

El Subadministrador de la Dirección de Vialidad Provincial (DVP) Carlos Navarro constató el inicio de la ejecución de 18 cuadras de pavimento (nueve cuadras dobles) en la Av. Alberdi de Resistencia. Esta importante obra para la zona Sur de la capital tiene un monto de contrato de $191.251.324,34, financiado a través de un convenio marco firmado entre el Ministerio de Obras Públicas de Nación y la Provincia, en la esfera del Plan “Argentina Hace – II”.

La obra incluye la construcción de calzada de hormigón, desagües e iluminación en un tramo que va desde la Av. Soberanía hasta la Av. Quijano, en el Barrio Villa Facundo. Se ejecutarán también las respectivas bocacalles de las calles que atraviesan perpendicularmente la Av. Alberdi, y los desagües junto a dos alcantarillas que se ubicarán sobre el canal a readecuar.

La empresa SUN S.R.L. comenzó con las tareas de construcción de los conductos de hormigón necesarios, que tendrán tres metros de ancho x 1,5 metros de alto, desde el Canal Quijano hacia la Soberanía, para la posterior ejecución del pavimento. El objetivo es mejorar la adecuación hidráulica y permitir el normal escurrimiento del agua.

Las nuevas cuadras se ubican en una zona de chacras periurbanas cercanas al canal de la Soberanía Nacional donde actualmente hay viviendas y establecimientos de nivel inicial, primario, secundario, un centro de salud, seis iglesias y un espacio verde. “El objetivo principal es mejorar la transitabilidad vehicular y peatonal de las calles, pasando de la actual situación de calzadas de tierra con cunetas a cielo abierto a calzadas pavimentadas, mejorando la calidad ambiental”, indicó Navarro.

El pavimento urbano incrementa el nivel de vida y promueve el desarrollo económico y social de la zona, resultando en un beneficio no sólo para los frentistas y propietarios, sino para toda la comunidad, que percibirá un incremento material en sus inmuebles, mejorando sus condiciones de vida y aportando al embellecimiento de la ciudad.

Además, se asegura la conectividad vial y peatonal, mejora el bienestar social y la calidad de vida de las y los vecinos, mejora la circulación vial, especialmente los días de lluvia, se previenen accidentes de tránsito con la señalización horizontal y vertical, se disminuye la polución ambiental, eliminando el polvo, y se reducen los costos de mantenimiento de vehículos.