Diario Plaza 109 marzo 18, 2021

EN LA EX ALCAIDÍA DE SÁENZ PEÑA, PRÓXIMO ESPACIO MEMORIA.

El grupo de arqueólogos y antropólogos de Tucumán retomó los trabajos iniciados en 2014 para obtener muestras probatorias sobre delitos cometidos en el predio durante la última dictadura militar. Referentes destacaron la decisión política del gobernador de señalizar el lugar como un ex centro clandestino de detención y reconvertirlo en un sitio de memoria. El gobernador Jorge Capitanich y la secretaria de Derechos Humanos y Géneros, Silvana Pérez, junto a la subsecretaria de Derechos Humanos, Nayla Bosch, se reunieron esta mañana con autoridades del Laboratorio de Investigaciones del Grupo de Arqueología y Antropología de Tucumán (LIGIAAT). Se trata de una entidad que viene realizando un importante trabajo de inspección en la ex alcaidía primera de Sáenz Peña, que será señalizada como ex centro clandestino de detención de personas y reconstruida como un Espacio Memoria. Nayla Bosch contó que en el predio donde se ubicaba la ex alcaidía, en el 2014 el LIGIAAT realizó trabajos de investigación en busca de evidencia probatoria para presentar en juicios por delitos de lesa humanidad. “Este equipo expresó la necesidad de seguir realizando trabajos de campo en el predio, por lo que en el marco del diálogo interinstitucional con el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación se solicitó continuar con las tareas investigativas mientras avanzan las obras”, recordó. “La respuesta de la cartera nacional fue positiva y se comprometió a costear estos honorarios por el plazo necesario. El proceso es fundamental para evitar que las obras dañen evidencia probatoria, lo cual podría desencadenar presentaciones judiciales que obstaculicen el normal avance del proyecto. Estando presente en tiempo real, un equipo especializado, estas posibilidades se reducen al mínimo”, explicó la funcionaria.

El LIGIAAT constituye un espacio académico de investigación interdisciplinaria que articula diferentes equipos teórico-metodológicos y técnicas de relevamiento y análisis para el estudio científico de los delitos de desaparición forzada de personas cometidos durante el terrorismo de Estado en Tucumán. El coordinador del LIGIAAT, Ezequiel Del Bel, destacó la importancia de la reunión con el gobernador, donde pudo poner en conocimiento los avances y los trabajos realizados en el predio. “Fue una reunión muy beneficiosa, donde pudimos contarle al gobernador sobre nuestros trabajos ya que él entiende la importancia que estos tienen para seguir trabajando en busca de la verdad y la justicia”, dijo, acompañado además por Bruno Salvatore, otro de los especialistas. Nayla Bosch señaló que además de estos trabajos la subsecretaría firmó un convenio con el LIGIAAT, incluyendo a la Comisión provincial por la Memoria y a la Universidad Nacional del Chaco Austral (Uncaus), para llevar adelante un ciclo de capacitación destinado tanto a estudiantes como a público en general. El curso “Reconstrucción de la memoria colectiva. Arqueología de la represión y la violencia política”, tendrá su clase inaugural este viernes 19 de marzo con modalidad semi presencial y tendrá una duración de seis semanas. Será dictada por el equipo técnico del LIGIAAT y del Registro Único de la Verdad (RUV) del Chaco. Del encuentro con el gobernador participaron también el coordinador general de la subsecretaría de DDHH, Santiago Osuna, y la directora de Memoria, Verdad y Justicia, María Itatí Cabral.