Diario Plaza 109 junio 6, 2021

Publicita su lista en la publicidad de los turnos de vacunación. Las elecciones provinciales se realizarán dentro de tres semanas, con la tasa de letalidad más alta del país y las terapias intensivas al 90%. Consciente de la desesperación por las vacunas, utiliza la campaña sanitaria para promover a sus candidatos.

Con elecciones legislativas adelantadas para el día 27, en plena segunda ola de la pandemia y cuando el frío lastime la piel, los jujeños se encaminan a las urnas en medio de récords poco envidiables: 24 docentes fallecidos desde marzo, con el retorno a la presencialidad educativa; la tasa más baja de aplicación de vacunas en relación a las dosis recibidas; la tasa más alta de letalidad del país; una ocupación de camas críticas cercana al 90 por ciento y un incremento de casos de coronavirus exponencial en la última semana. A ese cuadro sanitario, el oficialismo provincial ahora sumó una transgresión reñida con la ética política: la utilización de la imagen del gobernador Gerardo Morales –más el nombre y número de la lista con que el oficialismo competirá en las elecciones– en flyers en los que publicita los centros de vacunación. Se trata de la misma foto que ilustrará las boletas de la sociedad radical/macrista en el cuarto oscuro, pese a que Morales no es candidato.

Pese a esos indicadores negativos, el gobernador Morales no da marcha atrás con el adelantamiento de los comicios, como ya hizo días atrás su par de Salta Gustavo Sáenz, sin llegar a tener una situación epidemiológica tan extrema como la jujeña.

Es más, el primer candidato a diputado del oficialismo, el médico Omar Gutiérrez –quien dirige el Comité Operativo de Emergencia (COE) y tiene a su cargo toda la estrategia preventiva y asistencial en la provincia–, paradójicamente divide sus horas entre la campaña electoral presencial y las recomendaciones para respetar el distanciamiento social. No han sido pocas las voces que se alzaron exigiendo, de mínima, un corrimiento de Gutiérrez de ese cargo oficial, toda vez que la imparcialidad en el manejo de los datos de la pandemia no está garantizada en su actual doble rol.

“Vamos a ir viendo, vamos a ir midiendo”, contestó escueta y nerviosamente Morales a una consulta periodística sobre si por el incremento de casos de coronavirus podrían postergarse las elecciones. Con su reciente anuncio de adquirir desde la provincia un millón de dosis de la vacuna Sinopharm y la gira mediática porteña para promocionar esa promesa, nada hace prever que el gobernador cambie de postura. Ni siquiera el reciente fallecimiento de Ernestina Cruz, una maestra tilcareña candidata a concejal por el propio oficialismo provincial, o la escalada de infecciones entre candidatos y dirigentes políticos de diferentes partidos que se multiplicaron esta semana.

Los comicios jujeños fueron despegados del cronograma electoral nacional por una mera especulación del oficialismo, que sin embargo a nivel nacional apoyó la tesitura de postergar por un mes la realización de las PASO y las elecciones de medio término. De hecho, los senadores nacionales Mario Fiad y Silvia Giacoppo –que responden a Morales– votaron esta semana ese corrimiento.

Luego de que las cuestionadas cifras oficiales de casos diarios dieran esta semana un pronunciado salto –habían permanecido estabilizadas en torno a los 100, y pasaron a un promedio de 250–, decrecen las posibilidades de conseguir cama en las tensionadas terapias intensivas.

De acuerdo al Monitor Público de Vacunación de la cartera a cargo de Carla Vizzotti, de las 297.356 dosis provistas por el Gobierno nacional a la provincia, a la mañana de ayer habían sido aplicadas 229.198, una diferencia de alrededor de 70.000 dosis que se mantiene constante durante semanas, lo que expresa una de las tasas de vacunación más bajas del noroeste argentino.

Para mejorar ese indicador, a mitad de semana el ministro de Salud provincial Gustavo Bohuid dispuso descentralizar la vacunación hacia los centros de salud barriales –una medida sanitaria básica para facilitar la accesibilidad–, pero salteando el concepto de priorizar a los grupos de riesgo. Así, se instauró a las apuradas un sistema de “presentación espontánea” de personas de 40 años en adelante sin factores de riesgo y sin inscripción, con turnos de acuerdo al número final del DNI. Resultado: puestos de salud desbordados por la aglomeración de personas, y alteración de las prestaciones habituales por la manifiesta desorganización.

Elecciones y aumento del ritmo de la vacunación parecen ir de la mano. Así lo patentiza la distribución por parte de militantes del oficialismo de flyers de mano en los que se promocionan los turnos y lugares de vacunación junto al logo del Frente Cambia Jujuy y el número 502 de la lista, ilustrado con una fotografía de Morales y el eslogan de campaña: “Votá por los diputados de Gerardo”. Se trata de la misma figura que lucirán las boletas de ese espacio con el agregado de las iniciales GM, pese a la observación hecha por todos los frentes opositores ante el Tribunal Electoral, la que fue desestimada.